30 años de Monte Xanic

Celebrar tres décadas puede parecer fácil, pero cuando los socios fundadores de Monte Xanic pusieron en marcha este proyecto, la industria del vino mexicano como la conocemos hoy día, no era más que un sueño ambicioso. Sin embargo, desde sus inicios, la calidad y el amor por el campo han sido los grandes distintivos de esta bodega vinícola, la cual ha logrado llevar el nombre de México en alto más allá de sus fronteras.

Bajo esta premisa, el pasado fin de semana Monte Xanic celebró sus fiestas de la vendimia, en el marco de su 30 aniversario, con una serie de eventos que deleitaron a todos aquellos que tuvimos la fortuna de ser parte de este acontecimiento.

El festejo comenzó la noche del sábado 5 de agosto, con un concierto abierto al público que contó con la participación de artistas mexicanos, tales como los vocalistas de Panteón Rococó, División Minúscula, la Gusana Ciega y Hello Seahorse, así como el grupo de música independiente Jenny and The Mexicats, quienes cerraron el espectáculo con broche de oro poniendo a bailar a todos los asistentes al ritmo de cumbia, jazz y reggae. Todo esto, acompañado de una tabla de exquisitos quesos importados y de la región, uvas y aceitunas de la propia bodega, refrescantes copas de vino tinto y blanco, y un atardecer inolvidable como telón de fondo.

Al siguiente día, regresamos a la bodega para disfrutar del segundo día de festejos, que incluyó un recorrido por las instalaciones de la bodega, acompañados de uno de sus guías expertos, quien nos llevó hasta las entrañas de su cava para hablarnos sobre los procesos de producción de los vinos Monte Xanic, y para mostrarnos las múltiples barricas de roble francés en las que reposan, las cuales les brindan su distintiva frescura y estilo mediterráneo.

Al finalizar el recorrido, nos dirigimos al lago de la propiedad que, además de servir como punto de encuentro, es también el lugar desde el cual se controla la calidad del agua que proviene de diferentes pozos del Valle de Guadalupe, la cual se utiliza posteriormente para la producción de los vinos. Una vez ahí, saciamos nuestro apetito con tacos de pescado frito y las especialidades de La Guerrerense, que se encargó de deleitar a todos los invitados con tostadas y cocteles de mariscos frescos, como pulpo, camarón y erizo de mar.

Al caer la tarde, nos preparamos para asistir a la cena de clausura de este 30 aniversario, la cual estuvo a cargo de cuatro reconocidos chefs de la región: Benito Molina, Solange Muris, Diego Hernández y David Salgado. Cada uno de ellos preparó dos platillos para crear un menú de sabores contrastantes que maridamos con algunos de los vinos más representativos de la bodega; entre los cuales destacaron el nebbiolo de aniversario edición limitada, mismo que acompañamos con el gato de codorniz de Benito y Solange, y el  ya conocido gran Ricardo, que sirvió para maridar el suave cordero sous vide de David Salgado.

Al final de la cena, el director general de la bodega, Hans Backhoff, agradeció a los asistentes del evento y entregó algunos reconocimientos, tanto a los chefs participantes, como a los socios fundadores de la marca, quienes reiteraron su compromiso por continuar su labor y demostrarle al resto del mundo que el vino mexicano aún tiene mucho que ofrecer.

Si deseas asistir a las próximas fiestas de la vendimia de Monte Xanic o a los eventos que se llevan a cabo en la bodega a lo largo del año, no olvides seguir las redes sociales de la marca y visitar su página web. montexanic.com.mx