Sí, Niágara es el hogar de las célebres Cataratas del Niágara, pero también ofrece a los viajeros otros tesoros. Poblados pintorescos, extensas zonas de viñedos junto con sus bodegas, restaurantes y festivales, hacen que el viaje de una hora y media desde Toronto a esta región de la provincia canadiense de Ontario, sea un obligado. Fotos: Cortesía Destination Ontario; Wine Country Ontario; Elsa Navarrete.

 

Niagara-on-the-Lake

 

Niágara

 

Muchas veces descrita como la ciudad más bonita de Ontario, Niagara-on-the-Lake es un pueblo bien conservado del siglo XIX y considerado el corazón de la región vitivinícola de Ontario.

Ubicado en uno de los extremos de la región del Niágara, a unos pasos del lago Ontario -el menor de los cinco Grandes Lagos de América del Norte-, su casco antiguo al estilo británico pintado de blanco durante el invierno parece salido de una postal navideña. Recorre sus boutiques, tiendas de antigüedades y bistrós; incluso puedes abordar un carruaje tirado por caballos.

Más allá de su pintoresco centro, alberga de abril a diciembre, cada año, al famoso Festival Shaw: teatro de clase mundial a través de 14 obras, además de diversos eventos y actividades. Y durante enero se lleva a cabo el Icewine Festival, siendo el sábado 25 y domingo 26 su último fin de semana.

 

Icewine

 

Niágara

 

Ontario es un especialista en icewine (vino de hielo) mundialmente reconocido. Éste elixir es un tesoro canadiense que debes probar in situ, entre viñedos nevados (la mayoría de la bodegas fabrican su etiqueta) y temperaturas bajo cero con copos de nieve cayendo del cielo; una gran oportunidad es asistir a alguno de los tres festivales de icewine de la región del Niágara.

La cosecha tardía de las uvas congeladas (típicamente entre diciembre y febrero) resulta en vinos concentrados y dulces, con un destello firme de acidez, perfectos para maridar postres, así como platillos con especias y sabores concentrados.

 

Niágara

 

Con una producción anual de 850 mil litros de icewine en Ontario, las variedades más comunes para su fabricación son vidal blanc, riesling y cabernet blanc. Pero producciones pequeñas también usan gewürztraminer, chardonnay y cabernet sauvignon.

Se trata de un vino codiciado pues 10 uvas producen 1 ml de icewine, mientras que solo se necesitan 1.5 de uvas para 1 ml de vino de mesa.

 

Región vinícola

 

Niágara

 

La región vitivinícola de Ontario -la más grande de Canadá- cuenta con tres denominaciones: Condado Prince Edward, Lago Erie Costa Norte y Península del Niágara. Esta última, a su vez, tiene dos subregiones (Escarpa/Valle Twenty y Niagar-on-the-Lake) y alberga a 87 bodegas de las 130 que hay en esta provincia que se caracteriza por suelos complejos de piedra caliza creados por glaciares hace miles de años.

Viñedos y paisajes impresionantes son el telón de fondo perfecto para un viaje delicioso en el que te encontrarás con vinos aromáticos, cuerpos ligeros y acidez alta, propios de los climas fríos. Sus uvas insignias para blancos son chardonnay y riesling, mientras que para tintos cultivan más cabernet franc y pinot noir.

 

 

Te recomendamos visitar Two Sisters Vineyards con experiencias interesantes como las clases de cocina en su restaurante Kitchen76, cenas especiales en su cava de barricas y tours a mitad de precio cada lunes hasta abril.

Otra sugerencia es Red Stone, que recién inauguró su restaurante donde comida confortable marida a la perfección con alguna de sus 17 etiquetas. Intenta este sublime maridaje: su ensalada de radicchio asado, manzana y burrata junto a su Riesling Limestone South.

 

Cataratas del Niágara

 

Niágara

 

Contempla una de las atracciones naturales más célebres del mundo durante el invierno. Sin duda, los alrededores nevados y auténticos copos de nieve en el aire le otorgan un giro inesperado a la experiencia.  Eso sí, no esperes verlas congeladas pues es casi imposible debido al volumen de agua y la fuerza de la corriente.

Las Cataratas del Niágara no son las más altas -la mayor alcanza los 60 metros-, pero tienen el récord mundial en cuanto a volumen de agua en caída se refiere.

Durante esta temporada no están disponibles la excursión en barco ni la tirolesa, pero aún así las puedes observar desde el mirador del Parque Estatal de las Cataratas del Niágara y pagar ($15 CAD adultos y $10 CAD niño) por el tour “detrás” de ellas en donde descenderás 38 metros para verlas más de cerca y caminar a través de unos pasillos que te harán sentir la brutal fuerza del agua.

Esta belleza escénica, una frontera natural entre Estados Unidos y Canadá, también se puede disfrutar sobrevalorado en helicóptero a 457 metros por encima. ¿La hora favorita? Todas las noches del año se iluminan con cientos de luces LED a partir del atardecer. No dejes de visitar su página web para ver el calendario de los fuegos artificiales: niagarafallsstatepark.com

 

 

 

Para más información de la provincia ontariotravel.net y de la región del Niágara visitniagaracanada.com

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo