4 razones para comer en Loma Linda

Para disfrutar la tarde en el corazón de Polanco, decidimos atravesar un mural negro en el que resaltan letras en tonos plateados indicando el nombre de Loma Linda. El olor a carne asada invade cada pasillo de este lugar, mientras subes las escaleras hacia la terraza ya puedes ir planeando qué corte será tu fiel acompañante para admirar el paisaje que enmarca el Museo Soumaya desde las alturas de Plaza Carso. Texto y fotos: Andrea Cabrera. 

La historia de Loma Linda se remonta a 1956 cuando José del Moral Gadsen, después de uno de sus viajes a Argentina, regresó inspirado y dispuesto a montar un restaurante que sirviera cortes de carne al carbón en Ciudad de México.

La primera sucursal se ubicó en Avenida de la Reforma, en 2011 inauguraron la siguiente en Plaza Carso donde pisos negros que contrastan con la luz del sol, crean un ambiente ideal para disfrutar de exquisitos platillos imperdibles, aquí te recomendamos cuatro de ellos.

 

Ceviche de robalo

 

Loma Linda

 

Aunque es un restaurante especializado en carne, la entrada ligera que abre paso a los cortes es un ceviche de robalo fresco, acompañado de cebolla morada , chile manzano desflemado, cubitos de jícama y marinado en jugo de cítricos. Esta entrada se sirve con tostadas de harina, especialidad de la casa, la harina y el pescado hacen de las suyas impregnando un sabor agridulce en la boca acompañado de crujientes texturas.

 

Fideo seco

 

Loma Linda

 

Esta pasta se sirve en un plato azul que resalta el característico color rojo que le aporta el chile morita y al mismo tiempo le hace justicia a su intenso sabor. Por encima el fideo se decora con aguacate en cubos, crema ácida, queso fresco rallado y pedacitos de chicharrón.

 

Cortes de carne

 

Loma Linda

 

Montados sobre un mini asador, llegan los cortes a tu mesa y se filetean al momento. Nuestros favoritos definitivamente fueron la picaña de Sirloin acompañada de ensalada de la casa y tapa de bife con elotitos a la trufa. Junto a chiles toreados y cebollitas, la carne jugosa y a término medio, hace excelente mancuerna con la salsa arriera de la casa, una receta a base de cebolla, chile picado, jugo de limón, sal de grano y vinagre blanco.

 

Crepas de cajeta

 

 

Uno de los secretos mejor guardados del chef Abel Lozada son las crepas de cajeta, consentidas de la casa, las cuales son llevan todo un proceso de elaboración, en la que utensilios de hierro calientes les aportan un sabor tostado, acompañadas de helado de vainilla son ideales para el dulce final de una suculenta experiencia en la terraza de Loma Linda Carso. Dónde: Miguel de Cervantes Saavedra 303, Ampliación Granada, Ciudad de México. Cheque Promedio. $1,100 por persona. lomalinda.com.mx

 

También checa Guía de cortes de carne.