Pekín no solo es la capital de China, sino que también es la ciudad más influyente en este país. Con 22 millones de residentes, destaca por su aire antiguo y rostro contemporáneo. Te dejamos cinco razones para viajar a Pekín y descubrir sus múltiples facetas. Fotos: Cortesía Adobe Stock

¡A comprar!

 

Pekín

 

El reembolso de los impuestos a la hora de salir de Pekín es un gran beneficio para los turistas extranjeros. Desde 2015, las personas que visitan Pekín y Shanghái por menos de 183 días pueden obtener un descuento de hasta el 11% de los bienes comprados en almacenes designados. La compra mínima es de 500 yuanes ($71 USD) en una tienda en un día.

 

Sin visa

 

Pekín

 

​Si haces escala en Pekín, no necesitas visa para conocerlo. Desde 2017, se amplió a 144 horas (antes establecido a 72 horas) el tiempo permitido de estancia en tránsito con exención de visado. Los viajeros que ingresen vía aérea, terrestre o marítima podrán disfrutar de este régimen de exención de visado por una duración máxima de seis días, siempre que tengan pasaporte con al menos tres meses de validez a partir de la fecha de entrada y un boleto de avión hacia el país que vas.

 

Tesoros resguardados

 

 

Pekín

 

Pekín cuenta nada más y nada menos que con siete sitios proclamados Patrimonio de la Humanidad. Disfruta de sus 3,000 años de historia en sitios como La Gran Muralla, la Ciudad Prohibida, el Palacio de Verano, las 13 Tumbas de la dinastía Ming, el Templo del Cielo y el sitio arqueológico de El Hombre de Pekín en Zhoukoudian.

 

Callejones imperdibles

 

Pekín

 

En Pekín aún quedan muchas calles tradicionales en el casco antiguo, las cuales son conocidas como hutongs. Construidos durante las dinastías Yuan, Ming y Qing, estos callejones están repletos de viviendas ubicadas en torno a un patio cuadrado en las que los habitantes traen el pasado a la vida cotidiana. Resulta agradable pasear por los hutongs mientras te sorprendes con los pekineses caminando en pijama y los niños que, en vez de traer pañal, llevan un pantalón con una abertura.

 

Plato estrella

 

Pekín

 

El pato laqueado podría encabezar la lista de los platos más deliciosos e imperdibles de Pekín. Se asa junto a unas ramas de árboles frutales para regalar al paladar una piel crujiente y una carne jugosa y tierna. Existen varias formas de comerlo, pero la más clásica es cortar la carne en rebanadas, bañarlas en una salsa dulce y colocarlas en una suerte de crepa. Después, añadir cebollín troceado y pepinos en tiras, enrollar la crepa y darle una mordida. Tu viaje a Pekín no cuenta si no lo pruebas. spanish.visitbeijing.com.cn

 

 

También checa: Lugares imperdibles de China

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo

VER MÁS