Awards food and travel
Lenovo¡Conoce a los ganadores!

Aires de Campo, de vuelta a lo natural

El vertiginoso ritmo de vida contemporáneo nos ha llevado a incorporar en nuestra dieta cada vez más productos que, por su practicidad, nos permiten ahorrar tiempo. En esta afanosa necesidad de sentirnos cómodos, en la mayoría de los casos, obviamos no solo el origen de lo que estamos comiendo, sino la gran cantidad de ingredientes químicos que se adicionan para alargar la fecha de vencimiento o mejorar el color, aroma, textura y demás características sensoriales. Fotos: Mariana Vega. 

Fomentar el consumo consciente de alimentos no solo es uno de los retos más grandes de esta época, sino una tarea importante y necesaria. Por ello, en 2005 Lupe Latapí decidió fundar Aires de Campo, con el objetivo de dar a conocer en México un tipo de alimentación que ella había adoptado: el orgánico. Fue así que, comprometida con ofrecer alternativas naturales, que cuidaran el medio ambiente y que promovieran un salario justo para quienes trabajan la tierra, se dedicó a recorrer el país en busca de productores locales que quisieran sumarse a su proyecto.

Fuimos de visita a Jungapeo, Michoacán, para conocer a señora Luciola de León, quien fabrica mermeladas orgánicas para esta marca desde hace algunos años. Antes de conocer a Lupe Latapí, la señora de León hacía algunas conservas y otros productos de repostería como un mero pasatiempo, tomaba las frutas que crecían silvestres en los alrededores de su casa de campo y los transformaba en deliciosas preparaciones que luego regalaba en algunas celebraciones. Por casualidad, Lupe probó una de las mermeladas y al quedar fascinada con su sabor, de inmediato contactó a la señora Luciola para pedirle que las produjera para Aires de Campo.

Al principio cocinaba en esta casa y tenía los cuartos adaptados como bodegas”, recuerda la señora de León, quien ahora cuenta con más de 40 hectáreas de cultivo (en las que se utilizan abonos y fertilizantes naturales), así como una pequeña fábrica en la que emplea a miembros de la misma comunidad. Su casa de campo, ha vuelto a serlo y allí nos recibe con los brazos abiertos. Con las frutas de su huerto, nos prepara agua fresca; mientras que del estanque que se ubica en el jardín, pesca truchas que nos ofrece cocinadas en papillote, que disfrutamos mientras nos platica cómo experimenta con diferentes ingredientes para crear mermeladas de sabores como frutos del bosque con açaí o mango y maracuyá con cúrcuma.

Seguimos nuestro camino hacia la capital del estado para asistir al festival Morelia en Boca, donde aprendimos más acerca de los productos de Aires de Campo, cuyo portafolio cuenta con lentejas, amaranto, sal gruesa, huevo, entre muchos otros artículos orgánicos. Con una oferta cada vez más amplia, es fácil elegir productos sustentables que nos ayuden a cuidar nuestra salud y el medio ambiente. Visita airesdecampo.com y aprovecha que hay servicio a domicilio.

 

Texto: Mariana Vega.