Angelopolitano: auténtica cocina poblana en Ciudad de México

Una casona de paredes blancas y techos altos, alberga desde hace ya hace 5 años la cocina del chef Gerardo Quezadas en Angelopolitano. El rincón más poblano de la colonia Roma en Ciudad de México, rinde homenaje a las tradicionales y familiares recetas del chef, todas auténticas de la denominada “Ciudad de los Ángeles”. Texto: Andrea Cabrera /Fotos: Cortesía. 

 

Espacios con encanto

 

Angelopolitano

 

Al cruzar la entrada de Angelopolitano te recibe un muro negro con un peculiar recuadro abierto justo en el centro. La especie de ventana que en el filo se decora con macetas blancas de las que brota vida, te permite echar un vistazo al mobiliario en tono madera caoba y obras de arte que tapizan el lugar. Después de caminar sobre el pasillo, llegarás hasta tu mesa desde donde escucharás canciones de blues que apenas y se escuchan entre el bullicio de la gran cantidad de comensales. Los aromas especiados que inundarán tus sentidos, por lo que abrirás apetito y estarás listo para devorar auténticos platos poblanos.

 

Sabores que conquistan

 

Angelopolitano

 

Para hidratar el cuerpo antes del banquete, intenta con una jarra de agua del día a elegir entre: limón con chía, limón con menta, fresa con jengibre y horchata. Ahora sí, para comenzar a calmar el apetito nada como las chalupas del portal: una buena dotación de 2 verdes (pollo) y 4 rojas (cerdo y pato), o si lo prefieres la deliciosa y especita crema poblana.

Además, uno de sus indudables platillos imperdibles es el mole poblano de Angelopolitano y sus contemporáneas variedades: de guayaba o tejocote, acompañados de arroz rojo. Por si fuera poco, en este lugar puedes saciar tu antojo de chiles en nogada cualquier día del año, así como lo lees, aquí diario es temporada de chiles en nogada, así que no dudes en pedirlo. 

Estos y los demás platillos de Angelopolitano los puedes maridar con exquisitos vinos mexicanos, ya que su carta es muy amplia, cuenta con una gama de tintos, blancos y rosados.

 

Broche de oro (y de azúcar)

 

Angelopolitano

 

Después de los sublimes sabores salados, es hora de cerrar el banquete con suculentos postres como: flan de tequila, natilla, fruit cake con Zacapa, y el consentido, pan de elote bañado en cajeta y vistiendo una superficie de nuez picada. Disfruta los auténticos sabores de Puebla en Ciudad de México, en Angelopolitano. Dónde: Puebla 371, Roma Nte. Cuauhtémoc. Cheque Promedio: $250 por persona. IG: @angelopolitanodf