Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Baja Culinary Fest 2012

Cenas maridaje, talleres, visitas a vinícolas y a productores, así como un concurso culinario sobre las nuevas tendencias de la cocina en Baja California fue lo que se vivió en este festival.

Baja Med es un término ya bastante conocido, el cual se refiere al estilo de gastronomía que ha ido consolidándose en Baja California gracias al clima mediterráneo del que goza. Ahora, se dice no solo en el país, sino en el país vecino del norte, que algo grande se está gestando a nivel culinario en la región más occidental (y el verdadero norte) de México.

La inquietud, la pasión y la audacia son ingredientes indispensables que los chefs Javier Plascencia y Miguel Ángel Guerrero, grandes figuras culinarias de Tijuana, imprimieron en ésta, su segunda edición de Baja California Culinary Fest, que se llevó a cabo a finales de octubre.

El invitado de honor fue el estado de Sonora, pero 38 grandes personalidades de todo México y de otras partes del mundo como Trey Foshee, Andrés Madrigal y Chad White participaron con su gastronomía, exponiéndola en diferentes restaurantes de Tijuana (sede del evento), Mexicali, Ensenada, San Felipe y Tecate, donde compartieron cocinas con chefs mexicanos como Benito Molina, Guillermo González, Arturo Fernández, Sergio Camacho, Diego Hernández, Jonatán Gómez Luna, Luis Osuna, Juantxo Sánchez, Drew Deckman, Pía Quintana y Edgar Núñez, por mencionar algunos.

Dentro de las actividades del festival se llevaron a cabo eventos como el concurso Rumbos de Baja California en el que participaron tanto profesionales como estudiantes de diversas universidades bajacalifornianas que utilizaron las instalaciones del Culinary Art School de Tijuana para mostrar las nuevas tendencias de la cocina de esta región.

En La Noche de Estrellas, que tuvo lugar en el ultra moderno y chic edificio Vía Corporativo, la mayor homenajeada fue la ensalada César, que los diferentes chefs interpretaron muy a su estilo en una noche donde no faltaron ni el vino ni las diferentes cervezas artesanales por las que se está volviendo cada vez más famosa Tijuana, y claro, toda Baja California.

El festival estuvo aderezado por actividades culinarias como talleres, cenas maridaje, una visita a la ruta del vino y al nuevo Museo del vino en el Valle de Guadalupe en Ensenada, así como por un fantástico recorrido de comida callejera de Tijuana y una visita a los cultivos de mejillón en las costas ensenadenses.

Para cerrar con broche de oro, un encuentro de vinícolas y productores se dieron cita en Encuentro Guadalupe, un complejo hotelero e inmobiliario que está dando mucho de qué hablar. Sin duda este evento es una bocanada de aire delicioso para el país.