Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Bar Oriente: cuatro en uno

Si buscas un sitio para cenar rico, escuchar música en vivo, tomar un buen trago, o pasar un rato divertido cantando en un karaoke privado con tus amigos, Bar Oriente te ofrece todo eso en el mismo sitio, pero dividido por secciones de acuerdo a tu estado de ánimo. Fotos: Mariana Mendoza. 

Recién inaugurado, este lugar ocupa una vieja casona de la Roma Norte. En la entrada, existen dos caminos: uno es hacia la barra en la cocina, en la cual se realizan cenas para máximo seis comensales, bajo reserva, para platicar con el chef y observar el proceso de elaboración de los alimentos.

 

Los sonidos de las ollas chocando, del cuchillo cortando sobre una tabla, de la carne friéndose en la parrilla se oyen tan cerca que los sentidos se inquietan. Pero cuando llegan los olores de cada ingrediente cocinándose y la vista del fuego cociendo la carne, todo el organismo se pone alerta, a la expectativa de lo que vendrá.

La cocina del chef Bruno Gutiérrez es una mezcla entre la japonesa y la mexicana, donde pueden utilizarse técnicas de otros países como Francia o Italia. El menú cambia de acuerdo a la temporalidad de los productos utilizados y esto puede suceder cada semana. Los platillos son sencillos, ya que buscan realzar la calidad y frescura de los ingredientes. Los mariscos y pescados, por ejemplo, tienen 12 horas de haber salido del mar, nos explicó el chef.

 

La idea de esta barra es conocer el origen de los ingredientes, las diferentes mezclas y preguntarle al chef, o al resto de los cinco a seis cocineros que allí se encuentran, si es que surgen dudas. El otro camino para internarse en la propuesta culinaria de Bar Oriente es su restaurante, donde ya no estarás sentado en sillas periqueras sobre una barra, sino en sillas para una plática más íntima con tu acompañante. La carta es la misma que la barra en la cocina.

A partir de las 11 de la noche llega la hora de elegir de nuevo entre dos opciones: una es bajar a la planta baja para escuchar grupos en vivo, los cuales varían cada día. Ritmos como salsa, reggae y rock, entre otros, crean el ambiente festivo. Hay una barra de bar para pedir la bebida favorita y una pequeña pista de baile. Nos llamó la atención su área de fumar, un salón que tiene la apariencia de un sauna.

 

La otra opción es rentar uno de los dos espacios para tener una fiesta karaoke con tus amigos. El costo es de mil pesos por hora, pero caben hasta 30 personas y tiene su propia barra y mesero, e incluye un 10 por ciento de descuento en cualquier botella elegida. Dónde. Durango 181, Roma Norte. Cheque Promedio. $550 pesos. Reservaciones.  Facebook @baroriente.mx

Texto: Mariana Mendoza.