Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Carta Editorial Febrero 2014

 

Carta Editorial Food and Travel | Febrero 2014

 

Somos adictos a esas intensas descargas de endorfinas que nos hacen sonreír sin razón aparente, disfrutar de cada momento, percibir un estado de felicidad total, caer en la tentación del hedonismo… La embriagante sensación de estar enamorados responde a un proceso bioquímico en el que el cerebro produce feniletilamina, una sustancia presente en el chocolate.

Varios estudios científicos sustentan esta teoría y dotan al chocolate –y, claro, al amor– de un halo milagroso. Sean Mackey, de la Universidad de Stanford, afirma que estar enamorado o comer 50 gramos de chocolate negro mitiga el dolor con la misma efectividad que los analgésicos. Mientras les hacía sentir dolor, estudió el cerebro de algunos jóvenes con un escáner de resonancia magnética y comprobó que el grado de alivio al mirar las fotos de un ser querido o al comer chocolate es similar al que provoca la morfina.

En febrero nos consentimos con una sobredosis de endorfinas y nos entregamos a la tormenta hormonal que desencadenan la seducción y las mordiditas a los irresistibles chocolates. Por eso, viajamos a República Dominicana y Tabasco tras el llamado del cacao; preparamos sugerentes recetas a base de ese ingrediente, y viajamos hasta Oceanía para enamorarnos de uno de los trozos de tierra más seductores: Nueva Caledonia.

Y como sabemos que la felicidad no es un derecho, sino un deber, hicimos un recuento de las experiencias obligadas para potenciar ese bienestar interno, que van desde contemplar la danza en el cielo de las auroras boreales hasta un safari en una reserva privada de Kenia.

Cecilia Núñez  | Directora Editorial