Carta Editorial Junio 2016

 

 

Carta Editorial Food and Travel | Junio 2016

 

Hay viajes acompañados de experiencias que nos hacen cambiar para siempre nuestra manera de percibir el mundo. Son una eterna invitación para abrir los ojos y hallar aprendizajes donde otros no ven más que un paisaje para ser capturado por una cámara.

Hace algunos años, un safari fotográfico en África me enseñó que no es necesario ir tan lejos para aprender a mirar, siempre y cuando estemos dispuestos a dejarnos sorprender por el entorno. 

A las 5 de la mañana el día me invitaba al juego de la espera, de los sentidos alerta. Las planicies verdes salpicadas por los árboles marula, el cielo con nubes de presencia voluble y la certeza de que aparecería un animal salvaje afirmaron que donde estemos, la naturaleza impera.

Ese fascinante panorama sudafricano me obligó a callar y a entender que todos estamos al acecho. Entre los arbustos apareció un rinoceronte negro de casi 1.70 metros de altura y 1,500 kilogramos de peso. Había visto elefantes, leones, leopardos, búfalos y hasta una danza aérea de luciérnagas, pero esa era la última vez que vería un rinoceronte negro de esas características. Un par de meses después, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza declaró oficialmente la extinción de esa especie.

Ese viaje, que recuerdo mientras preparamos el cierre de esta edición con un especial de safaris fotográficos, me enseñó a vivir dispuesta a la sorpresa. Ahora, afino la curiosidad como una herramienta que me permite celebrar la vida, ya sea en parajes exóticos o en caminos conocidos. Siempre voy con una cámara mental lista para retratar un momento que quizá nunca más vuelva a experimentar. 

Las páginas de Food and Travel son una invitación para que ustedes sigan sumando memorias a esa cacería de experiencias inolvidables. 

Cecilia Núñez  | Directora Editorial