Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Carta Editorial Mayo 2014

 

Carta Editorial Food and Travel | Mayo 2014

 

El lugar común separa a los turistas de los viajeros. Y mientras esa discusión continúa, nacen cada vez más tendencias turísticas que persiguen vivencias auténticas y entrañables. Pero ya sea que elijas ir en crucero durante una semana por una ruta definida o decidas hacer voluntariado en la comunidad masái por meses, eres tan viajero como turista. Si evitamos las zonas hoteleras, huimos de los touroperadores, armamos rutas propias más allá de los corredores turísticos, nos involucramos y comprometemos con la cultura y el entorno, seguimos siendo turistas por un simple hecho: tenemos un boleto de vuelta. Y eso no hay por qué satanizarlo.

Hay dos tipos de personas que viajan, sí, pero se trata de los dormidos y los despiertos. Hay quienes en una semana de vacaciones se acercan a los destinos con curiosidad, sin prejuicios; se mezclan con la gente local, su cultura y su entorno con humildad y respeto; miran a los extraños a los ojos hasta reconocerse en ellos; hablan su idioma (o lo intentan) y disfrutan su comida, incluso si los platillos tienen patitas que siguen moviéndose en la boca. Y hay quienes sólo recorren lugares como quien colecciona estampitas: van a la iglesia más grande, suben la torre más alta, se fotografían en la plaza más visitada o en el barrio más bravo… Evitan interactuar, juzgan, generalizan y no distinguen lo que hace cada sitio único e incomparable.

En estas páginas, nuestra finalidad es que cada experiencia conjugue el compromiso, el disfrute y la entrega que lleva consigo el concepto del buen viajero, y que la pasión por conocer múltiples rincones y por llevarse en la memoria las postales más típicas honre a aquel turista que va con el corazón y los ojos bien abiertos.

Cecilia Núñez  | Directora Editorial