Cheesecake de tiramisú helado

Cheesecake de tiramisú helado

 Dale el toque dulce a tu celebración de Navidad y prepara este delicioso cheesecake de tiramisú helado, ideal para disfrutar en esta temporada.

 

Porciones: 10-12 porciones

Ingredientes:

  • 350 g de galletas de chocolate
  • 75 g de mantequilla sin sal derretida
  • 300 ml de café espresso recién hecho
  • 3 cdas. de Marsala
  • 2 cdas. de licor de café (opcional)
  • 165 g de azúcar
  • 3 huevos grandes
  • 500 g de queso mascarpone
  • 8 a 10 soletas
  • 200 g de chocolate oscuro
  • 150 ml de crema para batir
  • Cacao y azúcar glas en polvo para espolvorear

 

Procedimiento:

  1. Con papel encerado, forrar un molde para pastel de 20 centímetros de diámetro. Triturar las galletas en un procesador de alimentos hasta obtener migajas finas; transferir a un tazón y agregar la mantequilla derretida hasta que los ingredientes se mezclen bien. Reservar cuatro cucharadas de las migajas de galleta. Cubrir la base y las paredes del molde con la mezcla de galletas y mantequilla restantes, alisando de manera uniforme con una cuchara. Enfriar por 15 minutos.
  2. Mezclar el espresso, la Marsala, el licor de café y una cucharada de azúcar hasta que ésta se disuelva. Reservar 60 mililitros para dar sabor a la mezcla de queso y colocar el líquido restante en un plato extendido. Reservar.
  3. Colocar los huevos y el azúcar restante en un tazón grande y batir hasta obtener una mezcla suave. A continuación, batir la mezcla de nuevo en un recipiente con agua hirviendo hasta que esté pálida, espesa y duplique su volumen.
  4. Colocar el mascarpone en una batidora aparte y batir hasta que quede suave. Incorporar poco a poco la mezcla de huevo y añadir los 60 mililitros de café restante. Verter la mitad de la mezcla de queso en el molde y congelar durante dos horas o hasta que esté firme. Retirar del congelador.
  5. Sumergir las soletas en el café restante de dos a tres segundos para que absorban el líquido, y formar una capa con éstas sobre la base de queso, cortando a la medida. Espolvorear con cacao.
  6. Verter encima la otra mitad de la mezcla de queso y esparcir las migajas de galleta reservadas en la parte superior. Congelar durante toda la noche.
  7. Al día siguiente, derretir el chocolate a baño María y revolver hasta que esté suave. Transferir a una bandeja para hornear y dejar que endurezca.
  8. Una vez que quede firme, raspar y formar virutas largas. Sacar el pastel del congelador y desmoldar con cuidado. Batir la crema a punto de nieve y verter en la parte superior del pastel, decorar con virutas de chocolate y espolvorear con cacao y azúcar glas. Permitir que el pastel se ablande por unos 20 o 30 minutos y servir en rebanadas con un poco de Marsala o café espresso.

 

 

Maridaje Food and Travel:

Vino tinto italiano con aromas profundos de uvas, de tostados y especias; en boca es meloso y de buena acidez.

Sugerencia: Zenato, Recioto della Valpolicella