Este platillo típico mexicano, que suele disfrutarse en las mañanas (o después de una intensa noche de tragos), es también el resultado de la mezcla cultural que se originó a partir de la época colonial en la Nueva España, entre 1521 y 1810. ¿Pero qué hace tan especial este picosito manjar? Aquí te narramos un poco de su historia.

Los chilaquiles son, en esencia, un conjunto de piezas de tortillas que se bañan en una salsa verde o roja, hecha de jitomate, tomate y chiles. Su origen es incierto, pues hay quienes afirman que se trata de una preparación surgida en los conventos durante la época del Virreinato, mientras otros aseguran que tienen una historia más antigua. Es posible que en sus inicios fuera un platillo humilde, pues los ingredientes básicos, chile y tortillas, son alimentos que consumían por lo general los campesinos.

Chilaquiles con huevo

Su nombre proviene del náhuatl chilaquilli, que significa “sumergidos en chile”, y por los españoles se comenzó a preparar con la composición que hoy conocemos, debido a que en sus viajes trajeron de su país natal el aceite necesario para hacer la fritura de los totopos y los lácteos como la crema y queso para cubrirlos. Fueron ellos quienes agregaron la proteína en forma de carne, huevo o pollo para complementar este clásico platillo.

Esta preparación se consume en la actualidad de diferentes maneras: puedes encontrarla en pizzas, tortas, gratinados y como acompañamiento de una buena carne asada.

Chilaquiles Pollo

Sin importar cómo los prefieras, los chilaquiles seguirán siendo un platillo simbólico de nuestras mañanas y, sobre todo, de nuestra cultura gastronómica.

 

LEE nuestra
revista digital

Agosto - Septiembre 2023
Agosto - Septiembre 2023

FOOD AND TRAVEL PLAY

Dulce Fabiola Vega

Dulce Fabiola Vega

Todo lo que tiene que ver con la comida, es de su interés. Desde las recetas y anécdotas detrás de ellas; los significados culturales que se les da y hasta cómo las prácticas de agricultura regenerativa y sostenible contribuyen al sabor de un perfecto caldito de olla. Por curiosidad, también investiga sobre desperdicio de alimentos y biodiversidad. Escribe y viaja cada que puede, casi siempre con el objetivo de compartir y aprender. Síguela en Instagram como: @dulzirri

Te podría interesar

Más sobre