Clase de cocina con José Ramón Castillo y el Nuevo CrossGolf

El hashtag #LibertadDeSerUnico fue nuestra carta de invitación a nuestros lectores para que vivieran una experiencia sin igual con el Nuevo CrossGolf de Volkswagen y el chef chocolatero José Ramón Castillo, propietario de Que Bo! Chocolatería mexicana evolutiva. La idea era que mediante platillos creativos nos demostraran su pasión por la cocina, pero también que decidieran experimentar en conjunto una prueba del Nuevo CrossGolf, el primer Station Wagon Cross de la marca alemana.

Así, conseguimos a cuatro ganadores y sus invitados, a quienes citamos en Ola Polanco, una de las tantas agencias de Volkswagen en México. De manera muy puntual llegaron todos, hasta que fue tiempo de subirnos a los tres Nuevos CrossGolf que nos esperaban. Adentro, la gente se sintió impresionada por el amplio espacio interior, además del techo corredizo panorámico que da más libertad. El auto también tiene una función que apaga el motor cuando se hace alto total, lo que permite que el consumo de gasolina, incluso en la ciudad, sea de 15.9 kilómetros por litro.

Chef Jose Ramon Castillo - VW - Mabe - Ago 2016

Los comentarios del espacio o la deportividad que se sentía no cesaban, incluso al ser un auto grande, mientras llegábamos al Centro Mabe. En su interior se haya el Showroom de Monogram, lugar donde se llevaría a cabo la clase de cocina con el chef José Ramón Castillo. Antes de comenzar, nuestro publisher, Raúl Sayrols, recibió a los invitados y agradeció a todos por su asistencia, sobre todo a la gente de Volkswagen por hacer posible la experiencia.

A partir de ese momento, José Ramón tomó las riendas y empezó a preguntarle a los invitados cuestiones de cocina, aunque les explicó que no había nada que temer, pues él estaría al tanto y los ayudaría a preparar platillos deliciosos que luego ellos podrían replicar en casa. La primera preparación fue sencilla: cappuccino de pimientos. La idea era tranquilizar a los asistentes y que vieran que nada sería demasiado complicado. La sopa que se espesó solamente con media papa y dejando reducir un poco, terminó dentro de una tasa de espresso, con espuma de leche para darle ese sentimiento de cappuccino.

Chef Jose Ramon Castillo - VW - Mabe - Ago 2016

El maridaje estuvo a cargo de una de las sommelière de Casa Madero, Jacqueline Jiménez, quien sacó unas botellas de Chenin Blanc 2015, las cuales quedaron a la perfección con el sabor del pimiento y los jitomates asados.

Para la siguiente receta, José Ramón intentó algo diferente y decidió hacer un gravlax de salmón al cacao, sobre una tosta de pan rústico. Para ello, pidió ayuda a los asistentes, quienes elaboraron la masa del pan desde cero, la cual iría en una cocotte de Le Creuset, lo cual le permitiría cocerse parejo y de manera perfecta. También lograron la cobertura del salmón, que incluía sal en vainilla y cocoa. Debido a lo tardado de las preparaciones, sobre todo el gravlax —que queda listo en 12 horas—, José Ramón y su equipo ya traían unos elaborados. Así, quitaron la costra al gravlax, revelando un color rosado intenso y empezaron a cortarlo. Lo mismo sucedió con el pan, que fue rebanado meticulosamente y se le agregó un poco de guacamole para darle un toque final, ya con salmón encima.

Chef Jose Ramon Castillo - VW - Mabe - Ago 2016

El chef guardó lo mejor para el final y les enseñó a todos cómo cocinar una carne. Sugirió el uso de sal de Colima —una de las mejores del mundo—, para marinar el rib eye. La idea es tener un grill bien caliente y sellar por tres minutos por uno de los lados, previamente aliñado con aceite de oliva, luego hacer lo mismo con el otro lado y sellar otros tres minutos por el otro. Después se lleva al horno y se termina; claro, al sacarlo se debe dejar reposar la carne, para que el sabor sea el óptimo. Lo sirvió con una salsa de cerveza y cacao, champiñones, puré de papa y esquites en mojo de pistache. Los representantes de Monogram hicieron honor a la carne y sacaron unas botellas de su vino exclusivo, diseñado por el enólogo Hugo D’Acosta.

Al final, mientras todos se deleitaban con el postre, José Ramón habló de lo mucho que disfrutó manejando el Nuevo CrossGolf, y los invitados compartieron su emoción. Afortunadamente, la experiencia completa había surgido de aquel automóvil, capaz de llevar a una pequeña familia o de compartirse con los amigos. Todos agradecieron a Volkswagen por la oportunidad de gozar de la libertad de ser único y se despidieron complacidos.

Chef Jose Ramon Castillo - VW - Mabe - Ago 2016