¿Se puede capturar la esencia del tiempo? Louis XIII lo ha logrado. Su cognac más que un destilado, es una experiencia en la que converge un terroir único con la sabiduría y dedicación de cuatro generaciones de maestros bodegueros, quienes a través de 100 años de añejamiento obtienen un elíxir de excepción.

En una cata exclusiva con Rodolphe de Lapeyrouse embajador de la marca en nuestro país, nos contó la historia de este lujoso destilado. Inició en 1724 con la idea de un hombre visionario: Paul-Emile Rémy Martin, quien decidió dejar algunas barricas para añejarlas por generaciones, transmitiendo así la tradición familiar de crear cognac de excelencia.

Proceso de destilación

Así estas cepas blancas, llamadas ugni blanc, cultivadas en el suelo calizo de la región Grande Champagne, se vendimian a mano para elegir solo las uvas de la mejor calidad. Luego del proceso de destilación, se dejan reposar en barricas de roble francés Limousin hasta un siglo. Todo para lograr la máxima expresión de los aromas y sabores de cada uno de los eaux- de- vie (destilados). Por último, los maestros bodegueros hacen la mezcla en la que conjuntan hasta 1200 eaux- de- vie para alcanzar la potencia que caracteriza a Louis XIII.

Cognac Louis XIII

Añejamiento y evaporación

Cuenta Rodolphe que gracias al añejamiento y a la evaporación consecuente de sus destilados y los de las demás bodegas enclavadas en la denominación controlada de Grande Champagne, cuando los viajeros llegan a esta región pueden deleitarse con un pronunciado aroma a cognac. A este suceso los franceses le llaman “part des anges y se cree que es entre el 2 al 3 por ciento de la producción anual la que se evapora durante este proceso, es decir de 17 a 20 millones de botellas por año.

Sin embargo, esta “pérdida” es necesaria para crear los aromas y el sabor irrepetible de este cognac, cuyo decantador es tan lujoso como el contenido, al elaborarse con cristal baccarat. Se dice que para la creación de cada botella intervienen 11 artesanos, que coronan las piezas con las hojas de oro que brillan en el cuello.

Cognac Louis XIII

Cognac Louis XIII

Mientras observo cómo Rodolphe vierte el Louis XIII en una copa diseñada especialmente para abrir sus aromas, me imagino la gran pasión de todos los hombres y mujeres que participaron para crear este elíxir que hoy probaré.

Su color cobrizo con bellos destellos dorados y alta adherencia en copa son una promesa de lo que vendrá; mientras en nariz más de 300 aromas se hacen presentes, entre los que destacan higos y dátiles, nuez moscada, jazmín, jengibre, chocolate, vainilla y sándalo. En boca es totalmente redondo y balanceado, concentrado y armonioso, constatando sus aromas, mientras el retrogusto puede durar hasta una hora.

Si se desea degustarlo con la guía de sommeliers expertos, el restaurante La Gloutonnerie. Ubicado en Campos Elíseos 142, tiene un espacio especialmente diseñado para disfrutar de esta lujosa experiencia, donde se puede adquirir por botella o por copeo.

Te podría interesar

Más sobre Productos en Temporada

VER MÁS