Columna del Vino

“En esta revisión de cambios me asomo al mundo del vino y los destilados para ver quién sorprendió”.

Sandra Fernández, sommelier y apasionada del vino y los espirituosos, comparte con nosotros un recuento del 2012 en cuanto a lo que a ella le pareció sorpresivo e interesante.

Aún los más escépticos vivimos cierta inquietud ingenua sobre el 21122012. No esperábamos un segundo Big Bang, ni un oscurecimiento total del planeta, pero fue una fecha que nos hizo reflexionar. Como cada cierre de año, una casi irremediable revisión de nosotros mismos es esperada. Revisamos nuestro andar por el año 2012, recordamos las gratas experiencias vividas, extrañamos a quien ya no está. Lo único cierto que tenemos en la vida es que todo cambia. Y en esa revisión de cambios me asomo a mi industria: al mundo del vino y sus vicisitudes y, reviso lo relevante. Quién gano, quién perdió, quién salió, quién entró y, lo más divertido: ¡quién sorprendió! Sorprendió el Reino Unido y su jubileo de diamante con ediciones especiales y limitadas de las cosas más curiosas, exhibiendo el orgullo y patriotismo británicos, como el cambio de imagen del original Amargo de Angostura (Angostura Bitters), ¡añorado por muchos!, que después de 200 años se atrevió a presentar un cambio de imagen. Pero el jubileo también llegó a los whiskies y a los maltas: vimos innumerables casas haciendo honor a este acontecimiento. Una marca com o Glen Grant, por ejemplo, sacó al mercado una edición de 60 años en una botella piramidal de cristal en forma de diamante, numerada, con incrustaciones de plata y coronada con un cristal de Swarovski. Vimos también un Johnny Walker limited special edition Diamond Jubilee de sólo 60 botellas, y cuyo contenido guarda mezclas que datan de 1952, vendido en la estratosférica cifra de £100,000.

Aunado al jubileo, el año 2012 fue noticia para el Reino Unido celebrando por todo lo alto los Juegos Olímpicos de Londres, donde la ciudad dio fe de su poder y posicionamiento en el mundo del vino. Otro ángulo relevante en 2012 fue y sigue siendo la ginebra. Este destilado fresco de increíble perfume exorbitante está siendo nota a nivel mundial. España está posesionando esta bebida como “el drink perfecto”. Bares dedicados cien por ciento a esta bebida están surgiendo en las capitales del país mientas chefs y mixiólogos buscan la fórmula secreta de su maridaje: los primeros con cocina del mar; los segundos, con elementos botánicos que exalten aún más sus propiedades. Los mixiólogos han sido tema en 2012 a nivel mundial y nuestro país no se está quedando atrás. Los alquimistas de las barras, reinventando los clásicos para mentes jóvenes y abiertas, nos dan la pauta para, esta nueva era, mezclar con el balance que los ingredientes otorguen para lograr fusionar.

Y, hablando de México, el mezcal fue la nota del año: milenaria bebida de nuestros ancestros que cobra fuerza y resurge recordando nuestro origen con imparable contundencia para colocarse hoy entre las bebidas más buscadas y cotizadas del mundo. En el consumo de vino mexicano, nuevamente crecimiento. De manera agradecida, vimos nacer etiquetas por debajo de los $260, de buena calidad, comprometidas con un consumidor asiduo que gusta de beber vino con frecuencia. Nuestro vino mexicano estuvo reflejado en revistas como Wine & Spirits, dedicándole una edición al vino de la Baja a raíz de la oferta que ya se empieza a encontrar en el país vecino a través de Baja Wines. ¡Parece que con el 2012 termina la era del oscurantismo para nuestro vino! Esperemos un 2013 lleno de luz para nuestras vides y nuestras vidas.

No te pierdas la columna del vino en nuestra versión digital e impresa.