Awards food and travel
Lenovo¡Te invita a votar por tus favoritos!

Columna del Vino Junio

Para esta temporada de calor, el sommelier René Rentería sugiere vino rosado, una excelente opción para iniciarse en el mundo vínicola.

A finales de abril tuve el honor de ser el único juez de toda América en ser invitado a un concurso internacional de vinos muy peculiar: la novena edición de “El mundial de vino rosado” celebrado en Cannes, Francia, y organizado por la Unión de Enólogos de Francia con el respaldo de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y la Federación Internacional de Grandes Concursos de Vino (VINOFED).La oportunidad de participar en este tipo de eventos, es particularmente enriquecedora, ya que me permitió estar en contacto con especialistas en vino rosado. Una de las conclusiones fundamentales en relación con la apreciación de la calidad de estos vinos, tiene que ver con la cantidad de azúcar residual. Me sumo a la opinión de expertos de larga trayectoria en enológica, que afirman que los mejores rosados siempre tendrán un contenido mínimo de dulzor.Este estilo de vinos se recomienda beberlos a una temperatura entre 10°  y 12°. Al comprar un vino rosado, es importante fijarse en el año de cosecha. Dado que son vinos elaborados para beberse jóvenes, no es recomendable comprarlos con una antigüedad superior a dos años. Lo ideal es beberlo al año anterior de su compra.En lo que respecta al color, existen diferentes matices cromáticos que van desde el lichi pálido hasta el granate intenso. Los tonos de que puede presentar el vino rosado, se agruparon en varias categorías cromáticas. Dicha agrupación responde a diversos estudios llevados a cabo por el “Centro de Investigación y Experimentación de Vino Rosado en Provence”. De acuerdo con los expertos con los que conversé, el color de este tipo de vinos no influye con la calidad sino con el estilo y tipo de uva con que se elaboró.En nuestro país es frecuente identificar el vino rosado como dulce, gracias al posicionamiento de marca que tuvieron en la década de los ochentas vinos rosados originarios de la región francesa de Anjou, con un contenido de azúcar residual considerable. Sin embargo, a pesar de que la oferta de vino rosado en nuestro país es escasa, contamos con varias opciones interesantes.Por sus aromas y sensaciones, los vinos rosados son compañeros extraordinarios de cocinas muy complejas de maridar, tales como las orientales y por supuesto, la mexicana, así como platos con ingredientes muy agresivos para el vino como las ensaladas con toques de vinagre.

Además de refrescarnos, el vino rosado es una excelente opción para quienes tengan la intención de iniciarse a beber vino. No se dejen llevar por comentarios producto de la ignorancia y dense la oportunidad de probar un vino que armonizará con muchos platos de nuestra gastronomía. El vino no se bebe, se vive. ¡Salud!

Twitter: @Rene_Renteria
renerenteria.com.mx

Selección del Sommelier