Awards food and travel
Lenovo¡Te invita a votar por tus favoritos!

Columna del Vino

 

 

Para calificar un vino, ¿qué opinión es más confiable: la de Robert Parker o la de un panel de expertos?, pregunta el sommelier René Rentería.

Desde que Robert Parker se hizo famoso por su opinión sobre los grandes vinos de Burdeos a principios de los 80, una buena calificación de su pluma a un vino no solo amerita que éste se posicione en grandes mercados, sino que la bodega revalúe y tenga una mayor plusvalía como negocio.La opinión del otrora abogado, establece los precios del mercado en los vinos de Burdeos. Antes que nadie, él prueba los grandes caldos bordaleses en un lugar secreto y de acuerdo con su notación sobre cien puntos, fija los precios de los vinos que saldrán a la venta dos años después a través de los “negociantes”.

Es imposible que Parker cate todo; para ello existe un panel que evalúa los vinos bajo el nombre de éste y con la línea por él establecida, hecho que resta objetividad a la valoración.

Generalmente Robert Parker tiene la última palabra, pero como contrapeso han surgido publicaciones y entidades que organizan eventos para evaluar vinos de todo el mundo. Tal es el caso de los concursos de vino.

Existen más de 300 diferentes, sin embargo, no todos tienen reconocimiento internacional. En concursos de prestigio, las reglas para evaluar un vino son muy estrictas. Acabo de tener el honor de poder participar por séptima ocasión como juez en uno de los más importantes, Mundus Vini, que se lleva a cabo en Neustadt, Alemania.

En esta edición más de 6 mil muestras de vino de 42 países compitieron para lograr un premio, donde fueron valorados durante seis días por más de 100 jueces de 40 países. Aquí cada vino es apreciado por una comisión de cinco a siete jueces, para que en caso que así lo amerite, sea reconocido con una medalla de plata (85-89 puntos), oro (90-94 puntos) o gran oro (95 a 100 puntos).

Las botellas son tapadas por completo, así los jueces únicamente sabemos la cosecha y tipo de vino, pero nunca su marca o procedencia. Mundus Vini cuenta con el apoyo de organismos internacionales oficiales como la OIV (Organización Internacional de la Viña y el Vino), o la Unión Internacional de Enólogos y la Federación Internacional de Grandes Concursos de Vino, cuyo criterio es premiar hasta el 30% de los vinos participantes, en diferentes categorías.

Comparando un concurso de vinos con la opinión de este influyente conocedor, me pregunto cómo es posible que el criterio de una persona influya en el gusto de un consumidor ajeno en su totalidad a los hábitos gastronómicos del abogado del vino. Nadie niega la influencia de Parker, hoy su peso en el mundo del vino es mayúscula, aun así, la participación de productores de vino en los concursos se incrementa cada año. En qué criterio confiarían más, ¿en la puntuación de una sola persona, cuyo posicionamiento e influencia son innegables?, o bien, ¿en el de una medalla de un concurso internacional de prestigio avalada por la experiencia de personas de diferentes nacionalidades y gustos, pero todos ellos profesionales que anónimamente, otorgan un reconocimiento a un vino, sin importar su procedencia? ¿Qué opinan ustedes?

Twitter: @Rene_Renteria 

renerenteria.com.mx 


Selección del Sommelier