Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Dónde comer en Baja California

 

Dónde comer en Baja California

En vísperas de las hermosas Fiestas de las Vendimias, la máxima fiesta del vino, que se realizan entre julio y agosto, recorrimos Baja California en busca de sus exquisita gastronomía y espléndidos vinos. Checa aquí los mejores lugares para comer en este extraordinario estado mexicano.

Textos: Dulce Fabiola Vega, Juan Pablo Montes y Mariana Mendoza.

Fotos: Charly Ramos y Eliher Hidalgo. 

TrasLomita, joya escondida

 

TrasLomita

Este restaurante está comandado por la chef Sheyla Alvarado, cuyas habilidades merecen el foco de atención. Con apenas 28 años de edad, ostenta un estilo de cocina influenciado por sus orígenes sonorenses. Debido a la temporalidad turística de la región, TrasLomita suele cerrar un mes a finales del año. 

El menú cambia con temporadas invernales y veraniegas. Pero uno de los platillos que llegó, se fue y tuvo que volver, es el pollito chicken, que se ha convertido en un favorito. Las piezas de pollo son ahumadas por cuatro horas y luego sometidas a cocción en un horno.

Esto le otorga una consistencia jugosa y un sabor impregnado a parrilla. Van acompañadas de elotes asados, mayonesa de epazote y queso fresco. Otro imperdible son los vegetales Carrodilla con mole y mantequilla de avellanas, cuya presentación recuerda una pintura. Para mejorar aún más la comilona, pide las sugerencias de maridaje; te recomendarán alguna de las ocho etiquetas de Lomita.

CH: $750. Frac. 3 Lote 13, Camino Vecinal Parcela 71, San Marcos, Valle de Guadalupe. @traslomitabaja

Latitud 32, lo mejor de dos extremos

 

Platos tradicionales

Lo mejor de migrar es que te llevas contigo lo más preciado de tu lugar de origen para incorporarlo al sitio a donde llegas. Ésta es precisamente la filosofía del restaurante, pues los dueños, Gustavo y Daly, prefieren que aquí se preparen platos tradicionales del Valle de Guadalupe y Ensenada, dándoles un giro distintivo con especias provenientes de Yucatán. 

Por eso, se pueden degustar verdaderas delicias como el ceviche maya negro, hecho con tomate, recado negro y un toque de aceite de oliva de habanero. Marida sus platillos con varias de las 13 etiquetas de la vinícola. El edén no está arriba, es aquí.

CH: $700. Carretera Guadalupe El Tigre KM 7,5, Parcela 118, Ejido El Porvenir. @ElCieloValledeGuadalupe

 

Animalón, viajar por la Baja

Belleza natural

En un espacio rodeado de la belleza natural, se creó este recinto íntimo, con 14 mesas de madera, iluminadas por lámparas de tela blanca que cuelgan de las ramas del gran árbol. El proyecto que se inició siendo pop up (restaurante de temporada) fue tan del agrado de sus comensales, que desde hace unos meses se decidió convertirlo en un restaurante permanente a cargo del chef ejecutivo Oscar Torres, y bajo la dirección de Javier Plascencia. 

Animalón invita a una ruta gastronómica por la Baja a través de un menú que cambia por temporada y combina la diversidad de productos locales con ingredientes exportados, honra las recetas regionales y recuerda la trayectoria del chef.

CH: $600; menú de degustación: $850 y con maridaje: $1,300. Carretera Tecate – Ensenada KM 83, Ejido Francisco Zarco, Valle de Guadalupe. animalonbaja.com

Lonches de Valle ¡Lupe!, para el sibarita sencillo

Foodies de corazón

Baja California es un paraíso para los foodies de corazón, y comprobarlo es muy fácil. Si gustas de comida muy relajada está Lonches de Valle ¡Lupe!, su menú tiene una veintena de combinaciones, todas hechas con tres tipos de pan: birote, ciabatta y telera. Los tres son amasados, fermentados y horneados al día en la panadería del complejo Finca Altozano. Las verduras y hortalizas provienen de su mismo huerto y las carnes de ranchos aledaños, ya sea del mismo Valle de Guadalupe o de algunos ubicados en Tecate.

Las mesas son comunales. El espacio donde se preparan los alimentos recuerda a un food truck y la dinámica es simple: pide tu torta, hot dog, hamburguesa o taco, recíbelo y selecciona tu mesa preferida, sugerimos las que tienen vistas hacia las chivas o los viñedos.

CH: $100. Carretera No. 3 Ensenada-Tecate Km 83, Valle de Guadalupe. @BajaLupe

 

La X de Alximia, el secreto de los fogones

 

Alximia

Para Álvaro Álvarez y Nydia Krauss era muy obvio que necesitaban un lugar donde la gente pudiera disfrutar de una copa y al mismo tiempo probar un platillo que le agregara otra dimensión a todo: una nueva clase de alquimia. 

A la cabeza de este lugar desenfadado que ocupa la terraza de Alximia, se encuentra la joven chef ensenadense Michelle Aiko, que con una sonrisa se da a la tarea de emocionar los paladares. Una excelente opción para empezar es el ceviche Aiko, que lleva mango, jitomate, camarón, pulpo, pescado (que puede ser jurel) y pepino, todo curado en un jugo de naranja, limón y tamarindo que va sensacional con un Helios blanco.

El tuétano con camarón es suculento, pero la cazuelita de cordero con salsa macha resulta sublime a cada bocado, sobre todo acompañado con Libis. El cierre con la jericaya de chocolate con menta del huerto es obligatorio.

CH: $300. Camino Vecinal al Tigre KM 3, Valle de Guadalupe. alximia.com

 

Pancracia, elegancia desenfadada

 

Agua de Vid

El concepto del proyecto de Agua de Vid es reunir dentro de sí todo lo que hace único al Valle de Guadalupe, pero también dejar que sus huéspedes descubran los alrededores en busca de nuevas aventuras.

Cuenta con sus propias vides, una galería de arte inusual pero espectacular, un taller de vinos y un bar para degustarlos. Sin embargo, lo primero con lo que te encuentras es el restaurante Pancracia, un espacio vasto y abierto que también funciona como entrada de este hotel de 20 habitaciones. Pancracia se define como cocina de autor, para ser más precisos, del chef Gabriel Merino, los platillos de Gabriel se fabrican con productos locales, se nota cierta influencia europea en platos como la tártara de res o el risotto con dashi, shitake, aceite de trufa y portobello ahumado, buenas opciones para comenzar.

Además, no te pierdas el brunch para probar la french toast con berries y albahaca, los huevos benedictinos con tocino o los chilaquiles de la casa (verdes o rojos). CH: $500. Parcela 69, Ejido el Porvenir, Francisco Zarco, Valle de Guadalupe. aguadevid.com

 

Deckman’s, degustar el terruño

En 2012, el reconocido chef Drew Deckman hizo del edénico jardín de las bodegas de Mogor Badan el privilegiado rincón donde su cocina campestre cobraba vida en un proyecto pop up durante temporada de vendimias.

Con el tiempo, Deckman’s se convirtió en un gran consolidado del Valle de Guadalupe, y en uno de esos restaurantes destino que hacen que valga la pena emprender un viaje solo con el pretexto de probar esos platillos con sabor a vida.

De ahí que desde mayo de 2014, Deckman’s se convirtió en un restaurante permanente. Su filosofía no es del campo a la mesa, sino que directamente lleva la mesa al campo. Brinda una experiencia multisensorial al comensal en donde se vive la armonía con el entorno, se respeta el ingrediente local de Baja California y se desarrolla el concepto kilómetro 0, en el cual los productos han viajado lo menos posible para ser ofrecidos en la mesa. Este movimiento es mejor conocido como hiper local.

CH: $500. Carretera Ensenada-Tecate KM 85.5, San Antonio de Las Minas, Valle de Guadalupe. deckmans.com

Hacienda Guadalupe, llegar al corazón

Si el hotel es armonioso y casero y la bodega homónima es amorosa y decidida, entonces el restaurante es todo eso y un poquito más, lo necesario para que quieras regresar cada vez que estés en el destino. Si Daniel Sánchez se encarga de elaborar el vino, el trabajo de lograr platillos que se gocen bocado a bocado es de su esposa Gabriela Mélchum y su equipo de cocineros.

 Lo único que busca Gaby es que la gente coma contenta, se vaya feliz y siempre recuerde su cocina; cuestiones que pueden parecer fáciles, pero que son un reto constante. Para el desayuno es casi imperdonable olvidar pedir el omelette de borrego, aunque si prefieres, las sincronizadas con pulpo son un giro muy ensenadense a este plato conocido.

CH: $300. Carretera Tecate-Ensenada KM 81.5, Valle de Guadalupe, Ensenada. haciendaguadalupe.com

 

Conchas de Piedra, frescura burbujeante

Casa de Piedra

Cuando estás en Ensenada, todo lo buscas fresco. Por eso, fue un gran acierto del chef Drew Deckman y el enólogo Hugo D’Acosta abrir una barra de mariscos justo arriba de la emblemática Casa de Piedra, lugar donde se elaboran los espumosos que también se sirven aquí. 

La idea es sencilla y hecha con una perfección maravillosa. La carta la verás en un pizarrón donde se anota diariamente lo que llegó esa mañana y las opciones que tienen: ceviche de almeja chocolata, ostiones asados, almejas tatemadas, tiraditos de callo de hacha o una mezcla de ostiones Kumamoto y Kumiai, y almejas chocolatas y también generosas que llegan montadas a la perfección para disfrutar de las tardes de Baja California. La idea es de Drew, pero en la cocina verás a la chef Génesis elaborar todo con cuidado y alegría.

CH: $350. Carretera Tecate KM 93.5, San Antonio de las Minas. conchasdepiedra.com

Corazón de Tierra, el latir del terruño

 

Corazón de Tierra

Solo llegar a este espacio es ya un espectáculo. Caminos terrosos conducen a un encuentro cercano con los sabores y la esencia del Valle de Guadalupe y con la autenticidad de quien decidió seguir su instinto, comprometerse con su pasión y regalar una experiencia única. La vida es movimiento. Lo que antes era, mañana ya no será.

Consciente de esa dinámica, el taller creativo Corazón de Tierra a cargo del chef Diego Hernández Baquedano cambia su menú de manera constante, dependiendo de la cosecha de su propio huerto y de la disponibilidad de los productos locales: el pescado, las vacas, los borregos, los patos… Si decides visitarlo, ve con la mente abierta y el estómago dispuesto. El chef ha puesto todo su esmero para diseñar esos platos que se quedan impresos en la memoria, a través de creativos menús degustación que le han valido estar dentro de la lista Latin America’s 50 Best Restaurants. corazondetierra.com

 

Troika, un stop en el Valle

Bodega Vena Cava

la orilla de un lago artificial creado para abastecer de agua a los viñedos, también hogar de tortugas, patos y aves multicolores, está Troika, frente a la fachada de madera de la Bodega Vena Cava. Se trata de un food truck lleno de personalidad que integra un concepto de cocina casual.

 Haz un stop en la vinícola y come un antojito. Disfruta de la belleza del paisaje mientras pones al centro varios platillos para compartir: aguachile de camarón de Guerrero Negro con habanero, tacos de carnitas de cerdo con salsa martajada o brochetas de camarón en axiote. Todo de sabores contundentes. 

CH: $350. La Villa del Valle, Valle de Guadalupe. FB TroikaValle.

 

Casa Marcelo, apapachos de sabor

 

Casa Marcelo

Cocina íntima y hogareña, platillos francos elaborados con recetas tradicionales y productos de gran calidad es lo que te espera en el restaurante Casa Marcelo durante tu próxima visita a Ensenada. De ambiente relajado y cómodo, es un fiel representante de las experiencias gastronómicas ofrecidas por su antecesor, la Cava de Marcelo, localizada en la Carretera Ensenada-San Felipe Km 43, en el valle de Ojos Negros. La empresa se sigue diversificando ahora con Helados Ramonetti. Pruébalos en el asador campestre Finca Altozano y en Casa Marcelo.

CH: $500. Riveroll 771, Centro, Ensenada. FB Casa Marcelo

 

Adobe Foodtruck, sencillez cautivadora

Leda Gamboa y Pita Gómez se estacionaron hace tiempo afuera de la bodega Adobe Guadalupe y pareciera que nunca se van a ir; hecho que tiene contentos a todos aquellos que conoce Adobe Foodtruck. Son los sabores honestos, glotones y suculentos los que han atrapado a los locales, pero también a todo curioso y viajero que cruza su camino por las mesas tipo pícnic que descansan junto a la entrada de la vinícola. Leda ofrece un servicio espectacular, amable y cálido, mientras Pita hace de las suyas en el compacto espacio. Llevan la bandera de Slow Food, así que está estrictamente prohibido ir con prisa y de malas; es un lugar al que se va a disfrutar el paso del tiempo y la compañía mientras las horas pasan. Ninguna de las dos cambiaría la vida que tiene, pues les encanta ver a la gente disfrutando cada mordida. 

CH: $300. Parcela A1 S/N, Rusa de Guadalupe, Ensenada. FB: foodtruckadobe