Luis del Sordo

Luis del Sordo

Con 16 años al frente de la cocina de uno de los más emblemáticos restaurantes de cocina estadounidense, con cerca de 300 clientes diarios, principalmente celebridades, políticos y empresarios, Luis del Sordo se enfoca diariamente en ofrecer productos de alta calidad en todas sus preparaciones.

 

Cocinero mexicano

Este cocinero mexicano, cuya carrera se inició en algunas cocinas de afamados restaurantes, muchas de las cuales inauguró, como las de los restaurantes del hotel Nikko, el restaurante Spago, del célebre chef Wolfgang Puck, el Westin Regina de Los Cabos o el Centro Libanés, el hotel Camino Real en la Ciudad de México y hasta en el famoso Crucero del Amor, el Pacific Princess, busca que el cliente se sienta en casa durante cada una de sus visitas.

Pero en sus 25 años de carrera su labor no se ha quedado sólo en las cocinas, sino que la ha llevado hasta las aulas de la Universidad del Claustro de Sor Juana. “Como maestro, he visto una transformación de la gastronomía en México; durante los últimos 5 años ha habido un verdadero boom, y esto llama la atención de muchos jóvenes que lo ven como algo fácil e interesante”.
 

¿Quién está en tu mesa?

Con 85 años en Estados Unidos, The Palm nació como un restaurante italiano que a través del tiempo se ha transformado en uno de los más famosos steak houses. Siguiendo la tradición, y bajo las órdenes de los nietos de los fundadores, a todos los restaurantes del mundo con su nombre, llegan cortes de carne fresca 100% calidad prime, importada desde nuestro país vecino del norte.

“He entendido que a la gente le gusta comer bien y no salir con hambre, así que, aunque respeto mucho a mis colegas que se inclinan más por la cocina de vanguardia, a mí me gusta que mis clientes salgan satisfechos de The Palm”, añade.

Una muestra de ello es su famosa hamburguesa, la cual empezó a servirse por casualidad, para utilizar los recortes de la carne y se ha convertido en la hamburguesa más codiciada de la Ciudad de México (mil 200 porciones al mes).

“Todo lo que lleva la hamburguesa, tiene que producirse o seleccionarse en torno al tamaño de la carne, pues es una pieza de 400 gramos, de hecho, si alguien se come dos, no paga la cuenta”, bromea Del Sordo.

La hamburguesa de pollo es otra de las creaciones del chef, una pechuga empanizada en pan molido japonés panko, que se sirve en un bollo grande aderezado con mayonesa de chipotle, salsa barbecue, queso emmental, tocino y guarnición de guacamole con granada roja.

“A mí me fascinan las cocina italiana y americana, tengo mucho respeto por ellas pero no puedo olvidarme de la mexicana, la traigo en la sangre”.