Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

El Silencio Lodge & Spa Costa Rica: oculto en el bosque

Flanqueado por los Parques Nacionales del Volcán Poás y Juan Castro Blanco, este retiro boutique se localiza en el bosque nuboso de Costa Rica, justo en la comunidad de Bajos del Toro. Es el escape perfecto para quien ama la naturaleza y desea encontrarse con cascadas fabulosas, cultura colorida y hospitalidad entrañable. Por si fuera poco, es el primer hotel  centroamericano que es parte de Relais & Châteaux.

Las 16 suites y cuatro villas de este hotel de ecolujo, como ellos mismos lo definen, se encuentran escalonadas y separadas entre los árboles para que cada una tenga una vista suprema de las montañas que las rodean. Todas cuentan con una terraza privada, sillas mecedoras hechas a mano y un jacuzzi al aire libre, así como ventanales para que, incluso, puedas disfrutar la vista desde adentro. Los detalles en madera hacen que la ambientación sea más auténtica y cálida.

La idea es gozar de los alrededores, por lo que es esencial que escojas las actividades al aire libre que te gustaría realizar con tu ecoconcierge. Sin duda, plantar un árbol está dentro de las primeras, éstos ayudan a reducir la huella de carbono y también sirven de hogar para los maravillosos quetzales que podrás ver durante la época de apareamiento entre febrero y julio. Otra experiencia complementaria son las caminatas en el Jardín Colibrí, donde verás a varias de estas aves disfrutando del exquisito néctar de las flores.

Si deseas explorar a más profundidad, tu ecoconcierge puede llevarte entre los caminos hacia una de las cascadas que ocultan el bosque. Si eres más aventurero, puedes montar a caballo o hacer rapel en algunos sitios de belleza incomparable.

El restaurante Las Ventanas destaca por sus sabores locales con ingredientes frescos, muchos de ellos provenientes de la pequeña granja orgánica del hotel. Si te gusta el contacto con la tierra, entonces podrás cosechar tus vegetales e incluso atrapar tu propia trucha para cenar.

Luego el chef te presentará la exuberante agricultura costarricense en cada plato, buscando que la gente pueda probar los sabores locales. Sin importar si eliges el tomate zarcero relleno de queso palmito, cebolla, albahaca, reducción de balsámico y pesto o el tartar de trucha salmonada con aceite de oliva, limón, cilantro, aguacate y un coulis de chile morrón, para redondear la experiencia, el sommelier siempre tendrá un maridaje acertado a la mano. Cierra con el suculento plátano flameado con helado de coco y pastelito de especias, que te hará desear pedir el menú completo una y otra vez.

No te pierdas la degustación de vinos con el sommelier, quien te dará dos blancos y dos tintos para analizarlos y buscarles su mejor maridaje. También puedes tener una clase de cocina con el chef para aprender sobre recetas tradicionales costarricenses. Si quieres hacerlo más auténtico, con gusto te llevarán a un mercadito local a comprar todos los ingredientes necesarios para preparar una olla de carne.

Esencia spa merece que hagas una reservación. Ahí, agua, aire, fuego, madera y tierra conviven para liberar tu espíritu a través de terapias como el masaje para revitalizar y purificar. El Milagro de Barro costarricense ayuda a limpiar el cuerpo a un nivel más profundo que otros tratamientos. Puedes tener por seguro que una corta estadía en El Silencio te ayudará a relajarte por completo y volverte amante de la naturaleza. Suite desde $310 USD. Reservaciones: [email protected]relaischateaux.com