Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Abel Hernández

 

Lo clásico es chic | Abel Hernández

“La buena sazón se aprende en casa”, es la premisa con la que el chef Abel Hernández dirige el restaurante Eloise, chic cuisine, de tradicional comida francesa.

 

Los recuerdos más preciados de su infancia tienen que ver con la familia reunida en torno a una mesa para compartir el gusto de estar juntos en paz y con la alegría de comer bien.

Abel Hernández, chef propietario de Eloise, guarda el recuerdo de su madre horneando su clásico pay de manzana. «Jugoso, caldosito… Me emocionaban los aromas que salían del horno cuando la pasta se empezaba a hornear; eso despertaba muchos buenos augurios en casa, pues era muestra de que íbamos a comer algo rico cuando llegara mi papá”.

 

el restaurante Eloise

Otro de sus recuerdos favoritos es en la casa de sus abuelos, en la Huasteca Potosina, donde tenían ranchos de naranjales, y la cocinera se encargaba de sazonar cada visita. Abel sigue siendo descrito por sus amigos como el tragón que siempre está dispuesto a comer. Es un explorador culinario, en búsqueda constante de los puestos y restaurantes más ricos de la ciudad.

Pero en su cabeza nunca pasó la idea de ser cocinero hasta que un día, en sociedad con su mejor amigo, empezó a producir eventos y le pidieron el servicio con comida. Éste fue su primer encuentro con la gastronomía como profesión, y a los 18 años ya tenía su primer negocio.

 

La sazón se aprende en casa

Su padre le aconsejó que si quería estudiar Gastronomía, antes debía trabajar en una cocina. Lo mandó al restaurante de un amigo: La Buena Fe. Ahí obtuvo los conocimientos elementales de la cocina que más tarde perfeccionó en el CESSA. Para Abel estudiar no es todo. “La sazón se aprende en casa. De ahí viene la referencia para tener un paladar educado”.

Al terminar la carrera, su primer concepto formal se llamó C25, que, después de vencer los retos de permisos e inversiones, llegó a servir hasta 250 comidas al día.

Cuando el proyecto llegó a su ciclo final, abrió Eloise. Después de cuatro años de mucho trabajo, ha logrado posicionar su restaurante como uno de los mejores lugares del sur de la ciudad.

“Todo ha costado mucho trabajo y aprendizaje, pero lo mejor es la posibilidad que tengo de hacer lo que me gusta y poder compartirlo con la gente que más quiero”, comenta Abel, quien no olvida que su actual éxito lo ha logrado gracias a su equipo de trabajo: Jorge Téllez en la cocina y su increíble mano derecha, Laura Santander, además del resto del equipo que lo ayuda para que siga conquistando los comensales.

Su carisma y su sazón clásica lo han convertido en un anfitrión entrañable. “Aquí, la idea es compartir un buen plato, abrir un excelente vino y disfrutarlo con amigos; servir, platicar y seguir comiendo”, dice con la seguridad de quien ha aprendido a valorar los momentos irrepetibles.

Ver recetas aquí:

http://foodandtravel.mx/blintz-rellenos-de-crema-de-queso-con-limon/

http://foodandtravel.mx/pato-lenteja/

http://foodandtravel.mx/tartare-de-atun-con-mango/

http://foodandtravel.mx/carpaccio-de-betabel/

http://foodandtravel.mx/merengue-con-frutos-rojos/