Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Para bien o para mal… Feria Mexcalera del Hotel Misión

Este fin de semana fue soleado y con una temperatura que rodeó los 24 grados, una excelente recepción para conocer la primera Feria Mexcalera y Destilados Mexicanos 2018 del Hotel Misión Grand ExHacienda de Chautla, Puebla, a hora y media de la Ciudad de México, donde además, entramos en contacto con la naturaleza. Fotos: Bedilia Brizuela. 

En casi todos los destinos donde hay agaves se produce mezcal y, de todas las variedades que se conocen, México cuenta con el 75 por ciento. Y una muestra de ellos se reunió en la Feria Mexcalera, en donde además se realizaron actividades que se complementaron con música, gastronomía y muestras de fiestas regionales y palenque con 31 expositores de marcas mezcaleras de varias regiones del país, quienes ofrecían sus degustaciones a cambio de mezcalpesos, como en una quermés.

Así, desde familias completas, hasta amantes y también poco conocedores de esta bebida, proveniente del destilado del agave, eran recibidos con una breve explicación para que comprendieran el funcionamiento del evento. Era un pequeño circuito que comenzaba con una prueba de mezcal blanco o reposado, enseguida estudiantes de la carrera de sommeliers del Instituto Suizo, explicaban de forma breve la adquisición de los mezcalpesos y las compras de botellas; terminaba con un video que demostraba el proceso de la elaboración del mezcal.

Después todo era libre elección. Había mezcaleros de Hacienda Don Francisco de Puebla, con una hielera en la que descansaba una de sus botellas; o Dos Coyotes de Oaxaca con su licor de pitaya; además de Modestia Aparte, quienes elaboraban cocteles con mezcal al instante y al gusto del cliente. También había productores de Guerrero, Michoacán, Zacatecas y Jalisco.

El aroma de carne y elotes asados atraían a todos a la zona gourmet donde se podía degustar y comprar desde quesos, tlayudas, chalupas y cochinita pibil, hasta sándwiches de cerdo de Smoked N Low en San Miguel de Allende, Guanajuato; o la paella de don Ernesto Belmont, quien dejó el concurso de Freixenet de Querétaro, por acudir con los mezcaleros.

En otra zona de la explanada estaban expositores de diversos estados de la República: Joyería Yamel de Puebla con sus creaciones de talavera; postres miniatura de Xocolata Per Annabel de Veracruz. . El evento fue amenizado con música en vivo a intervalos, a cargo de una banda de rock en inglés y español que, al final del día, fue la más celebrada.

La feria se caracterizó también por ser el escenario de la premiación del VII Concurso Nacional de Marcas 2018, organizado por la Academia del Mezcal, y fue Luis Fernando Otero, su presidente, quien comentó que éste pretende ser de los más honestos al calificarse con los más adecuados criterios en las catas de los jueces, por lo que se hace de manera regional y se entregan varios reconocimientos.

Así, sorprendió el mezcal Don Agave Tradición Oaxaqueña, que se llevó nueve condecoraciones en diversas variedades de maguey, destacando el espadín con una mención de medalla Gran Oro por su sabor, singularidad y procesos, al ser cien por ciento agaves silvestres que se obtienen de alguna de las ocho regiones del estado, pero éste en particular tardó entre 10 y 15 años en madurar. También recibieron medallas Oro y Plata, al igual que varios otros productores, entre ellos Geü Beez y El Rey de Matatlán, ambos de Oaxaca.

Un beneficio extra de visitar la feria, fue dar un recorrido por la hacienda, un espacio con amplios jardines de estilo inglés, senderos, una capilla, un pequeño castillo del siglo XIX ubicado al centro de un lago artificial, en donde puedes pasear en lancha y pescar truchas.

Catas guiadas, la adquisición de botellas, un palenque con peleas de gallos de fantasía, así como juegos muy al estilo mexicano con dados en los que se podía apostar con mezcalpesos, fueron momentos que hicieron de este primer encuentro un día ameno. Gastronomía, bebida y un ambiente mexicano para recordar que para bien o para mal siempre es bueno un mezcal.