Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Festival Queso y Vino Los Cabos, explosión sibarita

Si acaso visitar un sitio como Los Cabos, en Baja California Sur, no fuera suficiente para deleitar los sentidos al máximo, su impresionante paisaje desértico mezclado con el azul intenso del Mar de Cortés, una exquisita oferta hotelera de gran nivel y una generosa variedad culinaria y de entretenimiento, siempre existirá un solo pretexto para visitarlo cuando menos una vez al año.

El Festival de Queso y Vino Los Cabos, que se realiza en el mes de marzo en el hotel Sheraton Grand Los Cabos Hacienda del Mar, es una exuberante fiesta dedicada a esos dos personajes culinarios capaces de saturar el paladar de historias, encuentros y sensaciones. Fueron 126 variedades de quesos y cerca de 70 etiquetas de vinos de distintas partes del mundo desfilan ante los ojos insaciables de buscadores de placer, en esta que es su sexta edición.

Chaumes, Extra-sharp White cheddar, Caciocavallo, Havarti, Tomme de Savoie Lait Cru, Proboleta Rioplatense, Padua, Junípero añejo, Menhir, Brie de Meaux, Boursin herb, Mascarpone... Todos esos quesos esperan ansiosos a ser probados, saboreados y devorados por todos los que han asistido a esta fiesta, quienes se muestran alegres, ansiosos e impacientes por lograr que la noche -y el estómago- les dure lo suficiente para lograr probar de todo.

Con copa en mano, y al ritmo de la música del grupo que ameniza la reunión, los congregantes a este templo culinario se pasean de estación en estación, buscando el bocado que más los seduzca. Los pedazos de pan de diferentes texturas, colores, formas y tamaños se desbordan en grandes canastas; los mejores acompañantes para limpiar el paladar entre cada muestra, las uvas, reposan en recipientes de peltre.

 

Los platos van y vienen entre las manos de los comensales y los chefs, quienes trabajan en los centros de alimentos y bebidas de este hotel anfitrión. Ellos están atentos a las preguntas y dudas de quienes cuestionan cuál recomiendan y con qué vino es mejor acompañarlo.

Gaytan Castan, chef del restaurante De Cortez, recomienda un parmesano italiano muy fuerte, que se acomoda bien con un vino rosado, o un chirre, que es parecido al gouda, pero con sabores más fuertes; este también va con un rosado o un tinto. Por último, invita a probar un queso francés, el más fuerte y de sus preferidos, el cantal, que se toma con un vino tinto.

La fiesta sigue, y las 700 almas que año con año esperan ansiosas este magno evento, demuestran con sonrisas y caras de complacencia que se la están pasando más que bien. Porque no sólo están disfrutando de los mejores quesos y vinos del país y del mundo, sino que están probando otras delicias planeadas con mucha antelación y curadas con dedicación por las manos expertas del cuerpo gastronómico del hotel anfitrión.

 

Cristian Schwuger, chef ejecutivo del Sheraton Grand Los Cabos Hacienda del Mar, explica la variedad de acompañantes para complementar la experiencia: grilled cheese, sándwiches, pastas al formaggio, pizzas de higo y miel, quiche, raclette, carnes frías, marinadas, escabeches y helados de queso de cabra y vino tinto, entre otras suculencias.

Quienes llenan y rellenan las copas ansiosas son tres casas vitivinícolas: Casa Madero, Viña de Frannes y El Cielo. Pero también hay proveedores que representan otras vinícolas; cada uno trae de seis a siete etiquetas.

El Festival Queso y Vino Los Cabos no sólo llena de alegría y explosión de sabores a quienes asisten. Todas las entradas, de un costo por persona de $999 pesos, se donarán a Los Cabos Children’s Foundation, una asociación civil dedicada a la salud de los niños de Los Cabos y todo Baja California Sur.

Locación sin igual

La experiencia ofrecida por el festival no estaría completa sin hospedarse en el Sheraton Grand Los Cabos Hacienda del Mar, que, como su nombre lo indica, te transporta a una elegante construcción colonial muy mexicana, de patios con fuentes, columnas y arcos.

Distribuidas en 12 villas, sus 270 habitaciones están exhaustivamente cuidadas en sus detalles arquitectónicos y amenidades. Ofrece también 31 suites, con una, dos o tres recámaras.

Presume de tener el gimnasio más grande del destino, con aparatos nuevos; seis restaurantes de variedad gastronómica -dos tienen el distintivo Five Star Diamon Award, De Cortez Grill y Pitahayas-, seis bares y un spa, Cactus, donde podrás elegir un masaje relajante o algún tratamiento de belleza para auto consentirte.

Para conocer más, visita: sheratonhaciendadelmar.com