¿Qué mejor para relajarte que un tarro de cerveza bien fría? La respuesta podría no ser difícil, probablemente digas que una michelada clásica, una cubana, chelada o – si eres más atrevido- la gomichela. Aquí te dejamos cuatro propuestas muy mexicanas de prepararlas durante el fin de semana.

Michelada Clásica

cerveza

Sus ingredientes son bien conocidos: cerveza, limón, sal, jugo sazonador, jugo de jitomate y especias, y salsa tabasco e inglesa; sin embargo su origen no tanto. Existen dos principales versiones sobre su creación, ambas con San Luis Potosí como lugar de nacimiento. La primera asegura que el inventor de esta preparación fue Michel Ésper, quien se atrevió a mezclar todos esos ingredientes. La segunda advierte que fue un descubrimiento accidental, pues algún bartender potosino pretendía hacer un Bloody Mary y en lugar de añadir vodka agregó cerveza.

Chelada

cerveza

Actualmente existe cierta confusión acerca de la preparación de una chelada. La mayoría sugieren que esta bebida solamente debe llevar limón y sal; aunque esto podría cambiar dependiendo de la región mexicana en la que te encuentres. Un dato interesante es que este brebaje es relativamente nuevo, ya que antes de la década de los 80’s no era conocido.

Gomichela

cerveza

Es una forma controversial de preparar una bebida con cerveza: algunos la adoran y otros, simplemente prefieren disfrutar sus ingredientes por separado. Si eres alguien a quien le encanta la combinación entre lo dulce y lo picante, seguramente te gustará. Para hacerla necesitarás cerveza oscura, chamoy líquido, chile en polvo, salsa inglesa, limón, sal y las gomitas de tu preferencia (de ahí su nombre). Satisfará a tu niño interior.

Michelada Cubana

cerveza

Si ya te estás preguntando en qué se diferencia ésta de la michelada, la respuesta es el jugo de tomate. En los ingredientes de la michelada cubana encontrarás cerveza oscura, limón, jugo sazonador, salsa inglesa, chile piquín y -tal vez – pepino.

Te podría interesar

Más sobre Productos en Temporada

VER MÁS