Las fronteras son un asunto político y después geográfico. Impactan por el hecho de separar y nos hacen cuestionar la razón. Sin lugar a dudas, las fronteras que son divisiones naturales son las más asombrosas, aquellas en las que no ha sido necesario imponer una raya y en las que una persona puede sentirse libre de un lado o del otro. Estas son algunas de esas fronteras, que invitan a reflexionar el significado real que tienen los límites entre una y otra nación.

Noruega y Suecia

fronteras

Lo que divide a estos dos países nórdicos es un pequeño camino nevado que se extiende hasta donde alcanza la vista. No hay vallas ni puestos de vigilancia, tan solo un sendero de pocos metros de ancho. El angosto pero largo terreno que se extiende a 1000 kilómetros, es una ruta espectacular para los amantes de las motos de nieve y un gran desafío ya que a la derecha, en Noruega, es ilegal esta actividad por diversión, mientras que a la izquierda, en Suecia, sí está permitido.

Argentina, Paraguay y Brasil

fronteras

Las Cataratas de Iguazú son las cascadas más grandes de Sudamérica y se encuentran en la región de las 3 Fronteras, formada por las ciudades de Puerto Iguazú, Argentina; Foz do Iguaçu en Brasil y Ciudad del Este en Paraguay. La naturaleza majestuosa de este atractivo natural llama la atención al ser un tesoro compartido y admirado por los tres países vecinos que le rodean. Las cataratas están formadas por 275 saltos de hasta 80 metros de altura, y se alimentan por el caudal del río Iguazú.

Kenia y Tanzania

fronteras

En el África subsahariana, se encuentra un precioso espacio natural, donde los animales son los protagonistas y el ejemplo que la humanidad debería seguir. En los Parques Nacionales del Serengueti en Tanzania y su prolongación natural, el Masai Mara en Kenia, los animales no entienden de fronteras y por ello, la línea que divide ambos países es poco más que imaginaria.

Holanda y Bélgica

fronteras

En Baarle-Nassau, un municipio en los Países Bajos, se encuentra la línea que divide al país de su vecino Bélgica en el municipio de Baarle-Hertog. La franja más pacífica y fuera de lo común se compone de 26 piezas separadas de tierra rodeada de Baarle-Nassau. Cuando Bélgica se independizó de Holanda en 1830, y dejó de ser parte de los Países Bajos, los dos estados acordaron un reparto de terrenos teniendo en cuenta el curso del río Meuse. Por ello se situó del lado belga terreno holandés ante la ley, y en Holanda, unas hectáreas de dominio belga.

Nepal y China

fronteras

La frontera más alta de la Tierra se encuentra entre China y Nepal. El monte Everest con 8,848 metros de altura, es el mayor reto para todo alpinista y desde ahí la frontera discurre por la ladera hasta el Collado Sur, el último campo base antes de la cima del pico más alto del mundo. Fue en 1961 cuando se firmó el tratado fronterizo en Pekín dejando la cara norte para China y la sur para Nepal.

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo