Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Gabriel Rodríguez: talento en ascenso

Después de 13 capítulos y más de 25 retos que ponían a prueba las habilidades de los 15 competidores, Top Chef México tiene al ganador de su segunda temporada. Gabriel Rodríguez demostró que cocina y muy bien, con una gran técnica, creatividad y tenacidad.

Texto y Producción: Elsa Navarrete.

Fotos: Charly Ramos

Maridaje: Miguel Ángel Cooley.  

 

Top Chef México

Gabriel Rodríguez es un cocinero de 25 años. Su entusiasmo se pone de manifiesto desde que conversas con él hasta que pruebas alguno de sus platillos vigorosos.

Fue uno de los 15 concursantes para la segunda temporada de Top Chef México, y ahora es el nuevo ganador.

 

Máximo Bistrot

Con ocho años de experiencia —en su currículum contempla los fogones de Pujol—, ímpetu y confianza en sí mismo, el jefe de cocina de Máximo Bistrot desde hace cinco años considera a Top Chef México como una plataforma profesional e incluso personal que impulsa lo mejor de los cocineros.

“Los retos me fueron forjando y me fui adaptando. Tengo mucho camino por recorrer, pero creo tener las suficientes armas para hacer bien las cosas”, comenta con una sonrisa.

 

 

 

El inicio de la competencia

El inicio de la competencia, transmitida por Sony, fue su experiencia más transformadora. Se trataba de un reto sobre habilidad y velocidad: pelar espárragos, cortar una lubina, hacer un merengue y deshuesar un pichón.

A pesar de que Gabriel hace esto cotidianamente y que se considera a sí mismo como un cocinero muy veloz, tres concursantes acabaron primero que él; incluso una repostera le ganó.

“Ahí fue cuando me cayó un balde de agua fría: no era el único bueno, ni el más rápido. Me di cuenta de que no me podía confiar”, añade este joven cocinero, quien confiesa que la principal dificultad era trabajar en cocinas desconocidas en las que se tenía que adaptar inmediatamente.

 

No me podía confiar

A partir de ahí y durante mes y medio de reclutamiento se olvidó de pensar que era el mejor y se concentró en cada reto: a cocinar con el producto y el tiempo que tenía.

Otro de los momentos cumbre fue el de eliminación que ganó entre las chinampas de Xochimilco. Fue el pase a la semifinal, con él obtuvo una dosis de confianza, pero ésta era diferente a la que desbordaba cuando llegó, sabía lo que quería hacer y tenía un objetivo claro.

En esa etapa, el nivel de la competencia estaba reñido y esta victoria le permitió también consolidarse como uno de los favoritos de muchos televidentes.

En este desafío dejó entrever, por lo que conquistó al jurado, que le gusta seguir una línea con vegetales, sin ser vegano. Usa a la proteína, al queso y al tocino como un “remolcador” para que el vegetal resalte, y afirma que la sencillez le da más energía a los platillos.

“No le pongo etiquetas a mi cocina, pero esto es más mi estilo. Es una tendencia, hacia allá va el futuro”, agrega.

 

 

La última batalla

La última batalla que lo convirtió en vencedor fue cocinar un menú de cuatro tiempos para 100 personas en el Cirque du Soleil Joyà.

Durante la final de este reality show compitió contra Ix-Chel Ornelas, pero fueron su narrativa culinaria y su explosión de sabores los que terminaron de cautivar a los jueces, los chefs Martha Ortiz, Aquiles Chávez, Mikel Alonso y Guillermo González Beristáin; al que fue el mentor, el chef Juantxo Sánchez, y a la conductora Ana Claudia Talancón.

Entre el jurado también estaban presentes los chefs invitados Alexis Bostelman (Grupo Vidanta) y René Redzepi (Noma México), quien elogió su tartar azul con rábano, jengibre y dashi como “el mejor que ha comido”.

 

Centro Histórico de la Ciudad de México

Gabriel cuenta que dentro de sus planes está abrir un concepto kitsch en el Centro Histórico de la Ciudad de México para finales de este año, donde refleje su personalidad desenfadada y su origen, chilango. “Tengo que aprovechar este empuje.

Tengo la fuerza para crear algo nuevo, es el momento adecuado”, concluye Gabriel al revelar que de Top Chef México se lleva con aprecio, además de una gran amistad con Diego y Daniel, uno de los consejos de la chef Ortiz:

“No solo hay que cocinar bien, sino que también tienes que inspirar a tu brigada, a los comensales”.