La capital de Argelia deslumbra con su historia, cálida hospitalidad y gastronomía multicultural. Imogen Lepere disfruta de una fiesta para todos los sentidos en Argel. ¡Conoce este encantador destino!. Fotos: Gary Latham; Mark Parren Taylor; Fernando Lopez Lens/Sofitel Algiers Hamma Garden; Nate Hovee; Angela Dukes.

 

¿Por qué ir?

 

Éste fue alguna vez el destino favorito de los británicos adinerados. Conocida como Argel la Blanca, salió del radar de muchos viajeros gracias a la lucha por la independencia en los 70 y una guerra civil en los 90. Sin embargo, al restablecerse la estabilidad política, se está convirtiendo en un destino para los aventureros que buscan una alternativa a Marruecos. Combina un paseo cultural con una visita a la playa de Zéralda, a 30 minutos de distancia.

 

Argel

 

¿Qué hacer?

 

Esta enigmática ciudad es una mezcla verdaderamente fascinante de bulevares coloniales, refugios medievales, románticas mansiones moriscas y las torres relucientes de las mezquitas islámicas. Reserva algo de tiempo para explorar la Kasbah (ciudadela), que figura en la lista de la UNESCO. Este laberinto ha estado deshabitado desde el año 600 a. de C., y el único eco que se escucha es el del canto de los jilgueros que anidan en las vigas de las casas de estuco.

Contrata un guía con Fancy Algeria (fancyalgeria.com) para que te acompañe por las calles hacia sitios como la basílica neobizantina de Notre-Dame d’Afrique (notre-dame-afrique.org) y la Gran Mezquita de Argel, uno de los pocos ejemplos que quedan en el mundo de arquitectura almorávide. Los artesanos tradicionales todavía martillan el cobre y hacen joyas en bodegas de piedra, ideales para comprar souvenirs.

 

Argel

 

Profundiza en la historia de Argelia en el Museo Nacional de Antigüedades, situado en el Parc de la Liberté, que alberga tesoros como mosaicos de Tipasa, antigua ciudad romana. Únete a los lugareños para dar un paseo por el malecón, a lo largo del bulevar Zighoud Youcef y mantén los ojos bien abiertos para ver la Grande Poste d’Alger, una magnífica oficina de correos neomorisca que parece haber sido tallada en helado de vainilla, antes de tomar el nuevo metro hacia el Jardin d’Essai (jardinbotaniqueduhamma.dz). Se trata de un elegante jardín que fluye hacia el centelleante mar Mediterráneo.

 

¿Dónde quedarse?

 

Hay buenas opciones internacionales, así como otras que, si bien carecen de algunas instalaciones modernas, lo compensan con mucho carácter. Un ejemplo de esto es Hotel Suisse (hotelsuisse-dz.com), con su bar que muestra el encanto de los 30. Más lujoso aún es Hotel Suisse, que tiene una piscina al aire libre y un vestíbulo con azulejos, o está Sofitel Algiers Hamma Garden (sofitel.accorhotels.com), el más sofisticado. Otra opción es Lamaraz Arts Hôtel (lamarazartshotel.com), con vistas a la bahía.

 

¿Dónde comer  y beber?


La escena culinaria es una ventana a su pasado. El sonido de la grasa de cordero y los abundantes cuscús cocidos en ollas de barro cuentan la historia de los bereberes, que cruzaron el desierto del Sahara a pie hace 30 mil años. Las pirámides de especias que impregnan el aire con su aroma en el mercado de Ahmed Bouzrina son el legado de la influencia musulmana, mientras que los cafés sombríos que sirven croissants y café mazagran (tradicionalmente helado) son el resultado de 132 años de dominio francés, que no terminó sino hasta 1962.

 

Argel

 

Para clásicos como cortes de carne y cuscús, dirígete a Brasserie des Facultés (00 213 2349 2458), que está decorado con madera oscura y lleno de diplomáticos de la vieja escuela que fuman puros. Le Béarnais (00 213 21 63 03 07), en la calle Ahmed, parece cerrado a primera vista, gracias a sus ventanas oscurecidas. Pero toca el timbre y serás llevado a una cálida burbuja, donde se sirven especialidades como pato en salsa de pimienta y una buena selección de vinos locales (muchos restaurantes no sirven alcohol).

 

¿Se te acaba el tiempo?

 

Visita el Memorial de los Mártires en honor a quienes perdieron la vida en la lucha por la independencia. Las vistas desde su explanada son imperdibles.

Tip de viaje Tipasa, a una hora de distancia, alberga las ruinas de una antigua ciudad romana. Un recorrido de un día con un guía local (toursbylocals.com) es la mejor opción para conocer.

 

 

Información de viaje

 

La moneda es el dinar argelino (1 MXN = 6.28 DZD) y el huso horario es GMT+1. La mejor época para viajar a Argel va de mayo a octubre, para disfrutar temperaturas cálidas y muy poca lluvia. La temperatura máxima promedio es 31 °C en agosto y de 14 °C en enero.

 

Cómo llegar

 

Iberia (iberia.com) vuela desde Ciudad de México a Argel, vía Madrid. Viaje redondo desde $1,100 USD.

 

 

Recursos

 

Turismo de Argelia (turismoalgeria.com) es el organismo oficial de turismo. Su sitio web ofrece una gran cantidad de información útil para los visitantes.

 

Más información

 

El extranjero de Albert Camus ($14 USD en amazon.com) es una novela existencialista clásica que explora las tensiones raciales en el Argel francés de la década de 1940.

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo