Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Kentucky, a sorbos de bourbon

Los tipos rudos del viejo oeste que tomaban sus tragos en las barras de los salones, lanzaron una imagen falsa de la bebida. Un recorrido por Kentucky reveló a Cecilia Núñez que el bourbon es cultura y patrimonio de ese estado.

Tenemos un par de horas antes de que la noche caiga. Nuestro primer acercamiento a Louisville, la urbe más poblada de Kentucky, es una caminata al atardecer. A estas horas, las calles tranquilas y casi desiertas del centro financiero, nos dirigen al recién inaugurado puente Big Four Railroad, que promete regalar la mejor vista del horizonte urbano.

Celebramos haber encontrado la zona más viva de la ciudad mientras subimos la rampa de este histórico puente construido en 1895 y reinaugurado parcialmente (y por el momento sólo para peatones) desde hace poco más de un mes. A nuestro alrededor, hay partidos de futbol en los jardines, competencias informales de skaters en las rampas y varias personas trotan, caminan, montan en bicicleta y hasta tocan instrumentos a lo largo de los casi 7 kilómetros de longitud que mide la plataforma.

Éste tiene que ser el único puente que no lleva a ningún lado. Pero su propósito, por ahora, no es conectar las dos zonas separadas por el río Ohio, sino brindar un área de disfrute y ocio para residentes y turistas. Después de una inversión de 22 millones de dólares, cuando el proyecto esté terminado, el puente unirá a Louisville con Jeffersonville, en Indiana. Aunque por el momento, parece que nadie tiene prisa porque así sea.

No somos los únicos con pinta de turistas, pero una pareja de locales se acerca a preguntarnos qué nos trae a Kentucky. Es una buena pregunta, ya que el Kentucky Derby, la famosa carrera de caballos purasangre, se celebra en mayo. El evento también es llamado “los dos minutos más excitantes en los deportes” (por su duración aproximada) y convoca a unos 150,000 fanáticos. Es precedido por dos semanas de festivales que incluyen un maratón de globos aerostáticos y uno de los mayores espectáculos de fuegos artificiales de la nación, pero más allá de esas fechas, no se ve a muchos viajeros por aquí.

“Venimos a hacer un recorrido por las destilerías de bourbon”, respondo a la pareja de kentuckianos, quienes alaban el plan de conocer específicamente las de Jim Beam y Maker’s Mark.

Nos cuentan que cuando los pioneros cruzaron las montañas Apalaches, llevaron consigo dos cosas: caballos y alambiques. Así que conoceremos de lleno una de las dos características más tradicionales de este sitio.

Pretextos de sobra

Antes de aterrizar en Kentucky, tenía tres datos sobre esta zona central de la Norteamérica profunda. El primero, el mito alrededor de la receta secreta del famoso pollo frito del coronel Sanders. Kentucky Fried Chicken guarda sus ingredientes tan celosamente como Coca Cola protege los suyos, así que no me emocionaba ni siquiera la fantasía de descubrir el misterio.

El segundo, la impresionante cultura hípica que posee este sitio. Hay unos 320,000 caballos en Kentucky, gracias a las carreras de purasangre que se realizan anualmente en Louisville, pero la temporada comienza en mayo.

Y el tercero: el bourbon. Para viajar hasta aquí, es suficiente el pretexto de conocer las destilerías, fotografiar su arquitectura, disfrutar del aroma de las cavas, participar de las degustaciones y mirar el proceso de esta bebida que se produce aquí desde hace más de 200 años.

Kentucky posee tres elementos esenciales para la elaboración del bourbon: el roble para las barricas, el agua y la tierra. Se dice que roble blanco americano es el mejor de Estados Unidos. Aquí, hay 17 variedades de robles y encinas que son utilizados en las barricas. El envejecimiento que experimenta la bebida en estos barriles, brinda un color ámbar profundo y un sabor dulce muy sutil.

El agua de las tierras de Kentucky es purificada bajo una capa de caliza. Es ideal para la destilación del whisky de maíz debido a su excepcional pureza. En cuanto a la tierra, es muy fértil para el cultivo de este cereal, la base del bourbon. Un pretexto más para viajar hasta aquí: el coctel estatal: julepe de menta (menta, bourbon, azúcar y agua)…

No te pierdas el artículo completo de «Kentucky, a sorbos de bourbon» en nuestra versión digital e impresa.

INFORMACIÓN DE VIAJE

Cómo llegar

Delta Airlines (es.delta.com) ofrece frecuencias desde México hacia Louisville, en Kentucky, con escala en Atlanta.

Recorridos turísticos

Las destilerías de Kentucky ofrecen una ruta turística (kybourbontrail.com) que cuenta con recorridos en bodegas históricas como Jim Beam (jimbeam.com) o Maker’s Mark (makersmark.com). La ruta forma parte de otra más amplia que recorre también Tennessee y otras destilerías (The American Whiskey Trail; www.americanwhiskeytrail.com). Para inspirarse www.kentuckytourism.com y gotolouisville.com

DÓNDE QUEDARSE

Hospedaje histórico The Seelbach Hilton fue construido en 1905 y aparece en el Registro Nacional de lugares históricos de Kentucky. Es referencia de la época de oro norteamericana, pues F. Scott Fitzgerald lo usó como inspiración para el escenario de la boda de Tom y Daisy Buchanan en El gran Gatsby. seelbachhilton.com

DÓNDE COMER

Eddie Merlot’s Su comedor, decorado en cálidos colores terrosos, es ideal para abrir el apetito y disfrutar de platillos exquisitos, como una de sus especialidades, el filete mignon Platte River Ranch, madurado por 21 días. eddiemerlots.com

NO TE LO PIERDAS

Recorrer la ciudad de Louisville y visitar los museos más famosos de la ciudad, como el Centro Muhammad Ali, y ordenar un bate de beisbol personalizado en el Louisville Slugger Museum and Factory.

Apreciar la belleza natural del estado en los 52 parques estatales y vivir una aventura en las entrañas de la tierra a través del sistema de cuevas más extenso del mundo: Mammoth Cave, con más de 563 kilómetros de senderos subterráneos.

 

FOTOGALERÍA: