¿Vinos en lata? Sí, esta tendencia mundial está causando furor cada vez que aparece en una mesa y se está consolidando gracias a la demanda de los millennials. Las latas representan un estilo de vida más relajado sin complicaciones, pues no requieren un accesorio extra al ser un contenedor listo para servir; sin embargo, habrá quien prefiera aún así servirla en una copa o vaso corto. Fotos: Cortesía.

Los jóvenes están sedientos de nuevos formatos. Y esta bebida de corte tradicional no fue la excepción: también encontró un empaque novedoso para ampliar su público y brindar una opción más relajada con precios competitivos. No hay duda de que la lata es un envase funcional y práctico. Más allá de los rituales alrededor del vino, la lata tiene diferentes ventajas para quienes se acercan al vino o para quienes estén dispuestos a probar nuevas cosas.

 

 

Méritos del nuevo envase

 

Vinos en lata

 

Y, ¿por qué es tan conveniente? Para empezar, no hay que ponerse de acuerdo para decidir cuál botella abrir cuando él quiere tinto y ella quiere blanco, o viceversa, o entre un grupo de amigos: ahora cada uno puede elegir su vino en lata. Luego, ya no hay que preocuparse por cómo conservar adecuadamente el vino restante y por un precio menor, se puede degustar más variedad.

Este envase promueve otras oportunidades de consumo. Por ejemplo, es bueno tener un buen vino en una presentación individual para los momentos en los que se bebe solo. También nos podemos imaginar este formato en picnics, experiencias al aire libre, alrededor de una alberca, en la playa.

Es reciclable también, pero una gran ventaja sobre la botella de vidrio es que es más ligera y ocupa menos espacio. El contenido de dos latas de 355 ml vendría siendo una botella, por lo que a la hora de transportarlas se reducen costos y la huella de carbono”, nos afirma el sommelier Angelo Rivas en una entrevista exclusiva, quien también declara que, otra ventaja notable es que más resistente y práctica para llevar a donde sea.

“Tal vez la gente puede asociar más el vino blanco o el rosado con la lata, porque el mismo material hace más fresco al producto. Pero el tinto, a lo mejor, ya no lo necesitas enfriar, debido a que ya viene fresco”. Los vinos blancos en lata han hecho que algunas bodegas en el mundo puedan competir con la cerveza, tanto en casa como en centros de consumo.

 

 

Los limitantes serían…

 

Vinos en lata

 

Mientras que una desventaja para algunos, según Angelo, es que la lata podría transferir un poco de sabor al vino, pero no es que esto sea malo. Solo basta recordar que una cerveza sabe diferente en lata que en vidrio. Además, ya hay revestimientos cerámicos que eliminan el sabor a metal.

“Pero eso sí, la lata no se puede utilizar en todos los vinos. Está pensada para vinos de consumo inmediato y no para caldos de guarda, porque éstos no van a evolucionar dentro de la lata. Es más para vinos jóvenes y sí se pueden encontrar con madera, pero ya no evolucionarán”, nos cuenta este sommelier.

 

 

Alrededor del mundo

 

Los números del mercado en Estados Unidos muestra que este envase llegó para quedarse. Robert L. Williams, socio y cofundador de WICresearch.com y con doctorado en Marketing, revela que casi 400 viticultores ofertan vino en lata.

Las ventas en este país se han disparado en los últimos años, de alrededor de $2 millones de dólares en ventas en 2012 a casi $183,6 millones de dólares en el primer trimestre de 2020, según la agencia Nielsen.

Los países que lideran en esta presentación de vino en lata es Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Argentina y Chile, también porque ambos exportan mucho. Son países que usan más taparrosca y le han invertido más a recubrir el interior de las latas”.

Esto no se trata de una moda pasajera en los países antes mencionados, según el Dr. Williams: “Los productores ven el vino envasado en lata como una extensión de su vino a nuevos mercados en lugar de una mera sustitución o canibalización del vino embotellado tradicional”.

 

 

Y en México, ¿se puede comprar vino en lata?

 

Vinos

 

 

En general, incluyendo México, hay mercados resistentes a este material, porque la gente puede llegar a apreciarlo como un producto más sencillo o más barato. Pero esto es por hábito, por costumbre, no porque la lata sea de mala calidad.

En México estamos en pañales, sí se vende, pero no hay muchas opciones y por lo mismo no se puede promocionar como uno quisiera. No sé si después de la pandemia sigan trayendo, porque luego hay productos que los ponen a prueba para ver si el mercado está listo y, si no funciona, no lo vuelven a traer”, dice Ángel, quien trabaja en La Naval, donde venden el Carmen Wave Series Sauvignon Blanc, una lata de 355 ml por $77.

Durante la pandemia, en esta tienda de vinos se vio un incremento en la compra de media botella y botellín, así que el formato de vino en lata podría ser otra opción para seguir disfrutando del vino, sin desperdicios.

¿Tú probarías vino en lata? Cuéntanos en nuestras redes sociales de @foodandtravelmx

 

También te puede interesar ¿Qué tan importante la imagen de un vino para los millennials? 

Te podría interesar

Más sobre Bebidas

VER MÁS