Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

La sazón yucateca de Pedro Evia impregna Candela Romero

Uno de los mayores exponentes de la cocina yucateca es sin duda el chef Pedro Evia, quien ha conquistado con su sazón a una infinidad de comensales, y ahora fue el turno de lograrlo en el restaurante Candela Romero. Texto: Mary Elizalde. 

El chef de Candela Romero, David Izquierdo, recibió a Evia en su cocina para llevar a cabo una cena de cinco tiempos en las que trasladaron a los invitados a diversas regiones de España y al bello estado de Yucatán.

 

restaurante Candela y Romero

 

Para abrir boca estuvo el coctel de piña, coñac y cilantro junto con los elotitos sazonados con un poco de chile, empanada de cochinita pibil y croqueta de tamal de olla con ate.

De pronto, la calabaza yucateca se hizo presente como solo ella sabe hacerlo, con ese aroma exquisito y único que se entrelazó con el pibil y el queso de cabra frito, ¡espectacular!

 

restaurante Candela y Romero

 

Yucatán y España a la mesa

 

La velada continuo y la frescura tanto de los personajes que rodeaban la mesa como del ceviche de callo en lima, naranja agria y chaya con sorbete de coco, hacían que Yucatán se sintiera en el paladar. Sin embargo, era el momento de saborear España con la tersa y ligera sopa de papa, trufa y tartar de atún.

Los platos fuertes iban apareciendo y las diferentes proteínas perfectamente cocinadas desfilaron: pulpo volcánico, tacos de porkbelly con cochinita y moldeado de cordero saciaron el antojo carnívoro de los presentes.

 

restaurante Candela y Romero

 

Aunado a toda esta magia, el maridaje fue pieza fundamental, los vinos de Las Nubes, Finca Viñoa y 12 Lunas fueron algunos de los acompañantes principales, ellos, destacaban los ingredientes primordiales de los platos, ¡todo un deleite!

La noche llegaba a su fin y el hermoso panal fue una grata sorpresa, este postre conformado por una galleta de miel, arroz pulverizado con salsa de vainilla y helado de coco brindaba esa cálida sensación que se mantuvo toda la cena: no querer que termine. candelaromero.mx