Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Las leyendas del té

El té es una de las bebidas más antiguas del planeta. Su consumo es tan añejo, que no existe un registro histórico que indique con precisión absoluta cómo y cuándo se originóFotos: Escuela Mexicana de Té. escueladete.mx

Hace un par de años, arqueólogos de China y Reino Unido confirmaron el descubrimiento de rastros de té dentro tumbas imperiales chinas de más de 2 mil 100 años. Esta, es la evidencia física más antigua del consumo de hojas y brotes de camellia sinensis, sin embargo, las leyendas y fábulas en torno a su origen son mucho más viejas.

Los estudiosos de la camellia reconocemos diversas leyendas, diferenciadas por periodos históricos, regiones y, principalmente, corrientes religiosas. Uno de los relatos más populares es el de Bodhidharma, transmisor del budismo Zen a China y considerado como el primer patriarca de la escuela Zen.

La leyenda cuenta que Bodhidharma se encontraba sentado frente a un Templo Shaolin en China con la firme intención de meditar ininterrumpidamente por nueve años. En algún momento, se quedó dormido. Al despertar, enojado ante su propia debilidad, se arrancó los párpados y los arrojó al suelo; de sus párpados brotó el primer arbusto de camellia sinensis.

Mito o realidad, este es uno de los primeros registros orales que apuntan a las propiedades estimulantes de la camellia sinensis y su utilidad práctica para la meditación.

 

Menos fantástica es la historia de Shennong. Cuenta la leyenda que Shennong, uno de los emperadores mitológicos de China anteriores a la primera dinastía Xia, descubrió el té en el año 2,737 a.C., mientras hervía agua bajo la sombra de un árbol. El soplo de una suave brisa ocasionó que algunas hojas cayeran en el agua caliente, lo cual produjo un líquido de aroma agradable. Cuando Shennong lo probó, le pareció delicioso y, más importante aún, estimulante. Se trataba de un árbol silvestre de camellia sinensis, la planta del té.

Si bien es imposible confirmar la existencia de Shennong, su historia arroja luces acerca del probable origen de la infusión; la combinación accidental de agua caliente y hojas de algún arbusto silvestre de té debió derivar en la bebida… ¡Sí!, algunos de los descubrimientos más fascinantes son fruto de la casualidad.

Lo que sabemos con certeza. Que durante la dinastía Han (206 a.C.-220 d.C.) las hojas de té solían infundirse con especias provenientes del sur de China. Que en el siglo IV el té ya formaba parte de la vida cotidiana, consumiéndose como una bebida medicinal. Que su popularidad como remedio propició el inicio de su cultivo. Que las primeras plantaciones se realizaron en la Provincia de Sichuan, en China.

¿Cuál es el documento académico más antiguo en torno al té?”. ¡Excelente pregunta! En el siglo VIII de nuestra era, un estudioso chino llamado Lu Yu escribió el primer libro dedicado enteramente al té. Titulado como Cha Jing, el manuscrito profundiza acerca de los orígenes de la camellia, sus métodos y herramientas de cosecha y manufactura, los procedimientos necesarios para su infusión y hasta la forma correcta de apreciar el té. Lo demás, querido lector, es historia.

 Texto: Colaboración Escuela Mexicana de Té.