¿Alguna vez has imaginado comerte una esencia? ¿El tener en tu boca ese aroma que se impregna en todo tu cuerpo, pero esta vez convertido en un sublime platillo? Nosotros pudimos vivir esa increíble experiencia a través de L’Occitane. Es una empresa dedicada a crear exquisitas fragancias y productos de belleza, y del restaurante Raíz, en Polanco. En combinación de Hédone Experience, quienes crearon un menú especial que llevó la aromaterapia a la mesa.

Bajo el lema “Siéntete bien de adentro hacia fuera”, fue como L’Occitane se fusionó por primera vez con la extraordinaria cocina de los chefs Israel Montero y Alfredo Chávez. Del restaurante Raíz, quienes tomando como base algunos de los productos más emblemáticos de la marca. Y crearon exquisitos platillos que nos hicieron recordar a la forma tradicional de hacer perfumes, donde todo se basaba en el buen olfato.

L'Occitane

El delicioso aroma del Parfume Terre de Lumiere de L’Occitane

Convertido en un refrescante coctel de ginebra con toronja, fue quien nos dio la bienvenida al restaurante Raíz. Que estaba envuelto en una atmósfera balsámica que conquistaba tu sentido del olfato de inmediato.

Ya con el espíritu relajado, llegó a nuestra mesa unas memorables almejas de Baja California con un demi-glace (salsa) de naranja agria y pimienta negra. Inspiradas en el shampooing reparateur creado a base de 5 aceites esenciales como Ylang Ylang, naranja dulce, lavanda, geranio y angelique. Fue un bocado traído del cielo.

L'Occitane

Hiramasa de Baja California convertido en un acidito aguachile

Con todos los sentidos despiertos al 100, llegó a nuestro paladar un hiramasa de Baja California convertido en un acidito aguachile de verdolaga criolla. Que nos hizo agua la boca, realizado bajo la inspiración de crème divine, de aroma a exquisita miel, creada para mantener siempre joven la piel.

Después de esta experiencia cítrica, cambiamos a la delicada textura casi aterciopelada del mole de almendra, acompañado de zanahorias moradas, girasol y guías, inspirado en huile de douche de L’Occitane, un aceite hidratante de almendras dulces, que logró dejarnos una sensación sedosa en el paladar.

L'Occitane

De la sedosidad pasamos a los sabores intensos y fuertes, pero igual de deliciosos, con el plato fuerte de salchicha y prensado de cordero, con trigo y verbena, y un caldo picosito que nos recordó a la birria, de chiles huastecos y calabazas. Este magistral platillo fue inspirado por Verneine Eau de Toilette, una exquisita agua de baño con la revitalizante fragancia de la verbena, que despertó todos nuestros sentidos.

Cuando pensábamos que nada más extraordinario podía llegar a la mesa, una tarta de almendra y pera al romero con sorbete de lavanda, inspirada en Concentré de Lait Amande, hizo su aparición, haciéndonos sentir que literalmente, metíamos a nuestra boca esta exquisita crema de almendras para el cuerpo. Con lo que concluimos de manera gloriosa esta experiencia sensorial, que por una sola tarde, hizo del restaurante Raíz, una auténtica casa de perfumería francesa.

L'Occitane

Te podría interesar

Más sobre Mundo Gourmet

VER MÁS