Los teleféricos más populares de México

Una de las mejores formas de admirar las ciudades desde las alturas, sin tener alas, es desde los miradores y, por supuesto, desde los teleféricos. Conoce cinco de los más representativos de México y anímate a visitarlos.

Teleférico de Zacatecas

teleféricos

Es uno de los más antiguos en el país, pues opera desde 1979. Se trata de uno de los atractivos más visitados de esa ciudad. Cuenta con cabinas que recorren un trayecto de 650 metros en solo siete minutos, y tienen una capacidad de 10 a 14 personas. El circuito en las alturas puede comenzar en cualquiera de sus dos extremos: en la mina El Edén o en el Cerro de la Bufa, aunque se recomienda iniciarlo en la primera.

Teleférico de Taxco

teleféricos

Un imperdible al visitar Taxco de Alarcón, en Guerrero, es subir a uno de sus funiculares, los cuales recorren 800 metros a 175 metros de altura para que puedas apreciar increíbles paisajes de la ciudad. La base del teleférico se encuentra a unos metros de la entrada a la Ex Hacienda del Chorrillo y en el otro extremo se ubica el hotel Monte Taxco, es decir la parte más alta.

Teleférico de Barrancas del Cobre

teleféricos

Se localiza en Chihuahua, dentro el Parque de Aventuras del Cobre, en la Estación Divisadero, a un lado del mirador de Piedra Volada. Cuenta con dos cabinas de 60 pasajeros que llegan al Mesón de Bacajípare, un mirador que ofrece una increíble vista panorámica hacia las Barrancas del Cobre, así como las barrancas Tararecua y del Urique. Tiene una longitud de 2.8 kilómetros y fue inaugurado en 2010.

Teleférico del Centro Histórico de Durango

teleféricos

La peculiaridad de este teleférico inaugurado en 2010 es que se encuentra en pleno Centro Histórico de la ciudad. Existen dos estaciones para abordarlo: el Cerro de los Remedios y el Barrio del Calvario. En aproximadamente tres minutos recorre 750 metros a 82 metros de altura, mientras un guía relata historias relevantes de Durango.

Teleférico en Puebla

teleféricos

Este es uno de los teleféricos que fue inaugurado en enero de este año y tiene una longitud de 688 metros, los cuales recorre en un tiempo aproximado de cinco minutos. Cuenta con dos cabinas en las que caben 35 personas, que van hacia sus dos estaciones: la del Centro Expositor y el Monumento a Zaragoza.