Lucerna, Suiza

La reina Victoria adoraba el aire alpino, el reluciente lago y el casco viejo medieval de esta ciudad suiza… eso sin probar el fondue ni el chocolate, dice Alicia Miller sobre Lucerna.

¿Por qué ir?

Lucerna cautiva sin problemas. Con arquitectura de siglos diferentes, puentes medievales, paisajes poéticos con un centelleante lago rodeado por montañas nevadas. Es fácil imaginar por qué atrae a muchos visitantes. Aquí se celebran diversos festivales de toda índole. Sólo caminar entre las calles de esta pequeña ciudad te seducirá.

¿Qué hacer?

Lucerna le debe su atractivo a la reina Victoria: su visita en 1868 desató la afluencia de británicos acaudalados, quienes buscaban el aire fresco de la montaña, lo que aumentó su popularidad.

Verás hileras de casas de finales del siglo XIX, edificios medievales del casco antiguo y, desde orillas del río Reuss, podrás divisar la mansión blanca en la que se hospedó la reina. No olvides visitar los puentes medievales de la ciudad.

El puente Spreuer, construido en 1408; el Kapellbrücke, del siglo XIV –y reconstruido en 1993 tras un incendio–, que exhibe pinturas que evocan escenas históricas. La torre Wasserturm, construida cerca del año 1300, hoy en día es un museo.

En la sección norte del casco admira las dimensiones de Musegg Wall, una vieja fortificación, y visita el reloj más antiguo de la ciudad (que data del año 1535) en la torre Zyt. Entra a la iglesia jesuita con interiores blancos y dorados, o la iglesia franciscana y su imponente teatro.

En Lucerna hay mucho para los amantes de la cultura: el museo Sammlung Rosengart (rosengart.ch) tiene una excelente colección de Picasso y obras de otros artistas como Klee, Monet y Miró, mientras que KKL (kkl-luzern.ch), diseñado por el arquitecto Jean Nouvel, es tanto museo de arte contemporáneo como sala de conciertos.

El Bourbaki Panorama (bourbakipanorama.ch) cuenta con una exhibición de pinturas sobre la guerra franco-prusiana. No te pierdas la visita al Monumento al León, escultura labrada en una pared en los años 1820-1821, que conmemora a los soldados caídos de la Guardia Suiza durante la Revolución Francesa.

El Museo Suizo del Transporte (verkehrshaus.ch) atraerá en especial a los geeks de la historia, o disfruta de un viaje en bote a lo largo del lago Lucerna.

¿Dónde quedarse?

En Lucerna hay varios lugares para hospedarse. Hotel Montana (00 41 419 00 00, hotel-montana.ch), construido en 1910, con interiores estilo art déco, una linda terraza y un bar con una vasta colección de whisky; además, podrás subir a uno de los funiculares más pequeños del mundo que te llevará a la recepción del hotel. ¿Te encantó el trabajo de Jean Nouvel en el KKL? También diseñó el modernísimo The Hotel (00 41 41 226 86 86, the-hotel.ch).

¿Dónde comer y beber?

Zunfthaus zu Pfistern (00 41 410 36 50, restaurant-pfistern.ch), ubicado en un edificio con hermosos murales a orillas del río.

En su primer piso prueba especialidades suizas como fondue o raclette. De ir al segundo piso –Pfisternstube–, disfruta platillos de jamón local y queso Entlebucher, una grandiosa selección de vino suizo y la especialidad de Lucerna, lozärner fritischiaschete: una hojaldre de ternera con salsa de coñac y hongos.

El Restaurant 1871 (00 41 41 422 18 71, 1871) sirve platillos inspirados en la cocina italiana. Haz una escala en Chäs Barmettler para surtirte de quesos, vino y kirsch.

Al estar en Suiza, tienes que comprar chocolate, así que dirígete a la sucursal de Heini (heini.ch) o Bachmann (confiserie.ch) para probar toda clase de estas delicias. En la pequeña boutique Max Chocolatier (maxchocolatier.com) ordeñan la leche de sus propias vacas.

¿Se te acaba el tiempo?

Realiza actividades al aire libre: visita el monte Pilatus en su ferrocarril a cremallera –sus vías son las más empinadas del mundo–, o súbete a un teleférico hacia el glaciar, ubicado a 3,000 m sobre el nivel del mar en Monte Titlis.

 

No te pierdas el artículo completo de Lucerna en nuestra versión digital e impresa.

INFORMACIÓN DE VIAJE

En Lucerna la moneda es el franco suizo (1 CHF = $13.41 MXN) y el huso horario es GMT+1. El vuelo de la Ciudad de México hacia Zúrich dura 11 horas, más una hora en tren.

Cómo llegar

Swiss (swiss.com) opera vuelos desde la Ciudad de México hacia Zúrich, desde donde Lucerna queda a una hora en tren. Precios desde $22,000.

Recursos

Oficina de Turismo de Suiza (myswitzerland.com) y Turismo de Lucerna (luzern.com) ofrecen información de la ciudad.

Más información

Sabor a chocolate, por José Carlos Carmona (Punto de lectura, $99) La historia de un hombre que funda en los años 20 una chocolatería en Suiza.