El mundo conserva rincones y lugares místicos que guardan significados profundos para la humanidad por su majestuosidad, su naturaleza espectacular y su relación con lo divino. Espacios sagrados que han representado manifestaciones culturales trascendentales, y que atraen en la actualidad a miles de personas para contemplar de cerca nuestro paso por la historia desde una perspectiva mística.

El ser humano no ha intervenido en estos sitios, por lo que sus secretos y preguntas sin respuesta sobrepasan la razón. Convirtiéndose en fuentes de inspiración. Te presentamos cinco lugares que absorben el entendimiento e invitan a cuestionar nuestro origen.

Monte Kailash, Tíbet

lugares místicos

Este pico ubicado en la provincia de Gandisé, en el centro tibetano tiene un aura mística tan evidente que logra cautivar a cualquiera. Contemplar el Monte Kailash es tratar de entender al universo, como lo hace la tradición Budista de la región.

Esta estructura natural es la fuente de los principales ríos que bañan India, China, Nepal y otros países asiáticos. Su asenso está estrictamente prohibido debido a su carácter sagrado, por lo que sólo es posible admirarlo desde lejos y observar la gran cantidad de manifestaciones religiosas que ocurren a su alrededor.

Uluru, Australia

lugares místicos

Conocido como Ayers Rock, este famoso monolito de piedra roja y de más de 3 kilómetros de largo, invita a remontarse miles de años atrás e imaginar la vida de los primeros aborígenes australianos.

Uluru, como lo llamaron ellos, es único en el mundo, deslumbrante y con una historia cultural fuertemente arraigada; un espacio de culto y de respeto, donde las puestas de Sol son un espectáculo sin igual, la aridez del entorno tiene el papel protagónico, y las historias detrás de cada grieta, elevación y cueva, conforman el escenario.

Tampoco es posible escalarlo, pero su simple contemplación ofrece una emoción total.

Monte Fuji, Japón

lugares místicos

Emblemático y sobrecogedor, este es uno de los lugares místicos: el Monte Fiji es uno de los lugares más venerados de la cultura japonesa. Este volcán de la isla de Honshu ha gozado del protagonismo en la iconografía nipona, y su belleza ha despertado interés y total fascinación en el mundo occidental.

Lo que representa esta manifestación de la naturaleza, poderosa e imponente, va mucho más allá dentro de la milenaria tradición Sintoísta, y a su alrededor giran mitos y leyendas de su compleja cosmovisión.

Lago Titicaca, Perú – Bolivia

lugares místicos

Una cosa es apreciar el majestuoso paisaje que ofrecen los 3,812 metros sobre el nivel del mar del lago Titicaca, entre Bolivia y Perú, y otra cosa es adentrarse en él, navegar sus aguas y percibir su influencia energética.

Fue punto geográfico fundamental para las culturas andinas como los Incas, Quechuas, Aymaras, Uros y muchos otros que se asentaron en sus cercanías. Se cree que en las profundidades quedan vestigios de ciudades y tesoros subterráneos, sin embargo, quien vaya a explorar, seguramente encontrará un lugar maravilloso.

Wirikuta, México

lugares místicos

En la provincia de San Luis Potosí hay un desierto, un lugar poderoso alejado de la urbanidad, desde el que se recuerda cómo observar. El desierto de Wirikuta es tierra de la identidad indígena Wixarika, mejor conocida como “Huichol”.

Se dice que en este es uno de los lugares místicos fue donde salió por primera vez el Sol; chamanes y sabios acuden aquí para emprender viajes místicos y ceremonias alrededor de la planta sagrada del peyote. Lo que realmente importa es la gran tradición detrás de este lugar.

Te podría interesar

Más sobre Destinos del mundo

VER MÁS