Manjar de Zares

Si bien fueron los franceses quienes dieron al caviar su actual fama mundial degustándolo con champaña, la tradición indica que no hay mejor pareja para la hueva del esturión que el vodka. Debido a que la pureza y neutralidad de este destilado limpian las papilas gustativas preparándolas para disfrutar de forma impecable este magnífico manjar: Cata de caviar y vodka

J&G del hotel St. Regis de la Ciudad de México

En esta ocasión, en el restaurante J&G del hotel St. Regis de la Ciudad de México paladeamos tres tipos de caviar: beluga, ossetra y sevruga, provenientes tanto de esturiones criados en granja como de especímenes salvajes del Mar Caspio.

En cuanto a vodkas: Stolichnaya Elit, Gold y Premium Vodka fueron la selección que destacó las virtudes de cada uno de los caviares.

Miguel Montiel, de Gourmet Montiele, con más de 20 años de experiencia en el mundo del caviar y otros productos gastronómicos de alta gama, fue quien nos deleitó con una extraordinaria ponencia sobre este tipo de caviares.

Caviar beluga

Rompiendo paradigmas, la cata comenzó con el caviar beluga, que por su alto precio y poca producción se considera el mejor; sin embargo, Miguel fue muy claro al comentar que cada una de las variedades tiene características únicas que las hace sumamente especiales.

Beluga se extrae de un esturión de gran tamaño que llega a una edad de hasta 140 años; su textura es cremosa y el tamaño de sus perlas -que van de gris casi transparente a gris oscuro- es el mayor de los tres.

Ossetra se extrae de esturiones silvestres de menor talla y sus granos pequeños van del verde claro hasta el dorado, que es sumamente raro y se denomina Ossetra Gold. Sevruga, el último que degustamos, tiene un delicado sabor marino con acentos de avellanas y sus perlas, las más pequeñas de todas, se presentan en tonos grisáceos.

Sandra Fernández | Cata de caviar y vodka

La reconocida sommelier Sandra Fernández, por su parte, realizó la cata de los diferentes vodkas, resaltando que, si bien tienen diferentes destilaciones, todos destacan por su pureza.

El maridaje fue igual de afortunado, ya que tanto Miguel como Sandra degustaron previamente cada caviar de la forma tradicional, en cucharas de madre perla para no alterar el sabor, combinándolo con los diferentes vodkas de Stolichnaya, concluyendo que efectivamente no hay combinación más adecuada.

El detalle del chef Maycoll Calderón del restaurante J&G fue consentir a los invitados con un delicioso bocadillo preparado con huevo a baja temperatura y caviar. Un verdadero deleite.