Awards food and travel
Lenovo¡Te invita a votar por tus favoritos!

Maridaje en las Rocas

Evento: «Festival del Pot Pie»

A través de una grata experiencia en La Lorena, clientes de Ixe Comercio disfrutaron delFestival del Pot Pie acompañado de una cata de whisky, asombrándose del versátil maridaje que ofrece este elíxir ambarino.

Como bon vivants, los clientes de Ixe Comercio invitados al evento realizado por Food and Travel, Banorte Ixe Negocio Adquirente y Buchanan’s, experimentaron una noche llena de sabores, aromas y pensamientos alrededor del whisky. La noche comenzó con tres objetivos: cambiar la idea de que solo podemos maridar con vino, descubrir la manera en que más nos agrade tomar el whisky y consentir a los clientes de Ixe Comercio en una exclusiva experiencia. La primera proeza estuvo en manos de Lorena Estrada, anfitriona y chef propietaria de La Lorena, la segunda corrió a cargo de la sommelier y embajadora de Buchanan’s, Patricia Fernández, y para la última misión, Banorte Ixe Negocio Adquirente se lució con un evento sin precedentes.

Los congregados a la cata se reunieron en las mesas, que con un estilo shabby chic, lucieron los instrumentos para degustar los whiskies de Buchanan’s: Masters, Special Reserve 18 años y Red Seal. De acuerdo con la embajadora de la marca, el maridaje es una vivencia donde los protagonistas son los sentidos. Es por eso que el whisky escocés, con un mayor espectro de aromas y sabores, resulta un destilado muy versátil a la hora de maridar.

“Un Buchanan’s no es para tomarse solo, es un whisky para compartir” mencionaba James Buchanan creador de la casa escocesa en 1884, quien buscó en sus whiskies: una bebida noble con sabor suave y delicado, idónea para pasar un momento agradable. Todas las etiquetas de esta destilería son blends; es decir que hay whiskies de malta y de grano de diferentes destilerías dentro de una misma botella, lo que provoca un sinfín de capas de sabores y una complejidad aromática mayor que los single malt. “Conforme se degusta un blend, la sofisticada expresión sensorial incrementa cuando se marida”, afirmó Paty Fernández.

En una lúdica y amena presentación los invitados de honor degustaron cada una de las etiquetas identificando sus características. Para disfrutarlos a plenitud, explicó Paty, no basta con probarlos, es necesario observar su color, percibir las notas aromáticas, removerlo un poco en el vaso –siendo un old fashion, el recomendado– para comprobar su consistencia y, obviamente, degustarlo con calma… saboreándolo.

La cata arrancó con Buchanan’s Masters, la reciente obra del maestro mezclador Keith Law, quien no solo eligió las maltas más selectas de Escocia, sino que además, las combinó en su momento perfecto de maduración. Su color ámbar resaltó a la vista mientras en nariz se desplegaron notas sutiles de chocolate y naranja. Y finalmente en paladar, resultó fresco, dulce y con un ligero picor en la lengua. Le siguió Buchanan’s 18 años, una edición con más cuerpo por haber sido añejado en barricas. Con aromas dulces y complejos, en boca se distinguieron tonos de naranja, miel, almendra, ciruela madura y madera. Es un digestivo untuoso perfecto para acompañar postres con chocolate o bien, con alguna delicia donde las almendras destaquen.

En el último old fashion, la joya de la casa esperó toda la noche para ser degustado. Fue así como el cuerpo abrasador de Red Seal conquistó a los paladares presentes. Tanto el color oro profundo como los elegantes aromas con notas de mandarina y chocolate dulce y la textura sedosa reconfortante hasta la garganta, resultaron excepcionales. La experta recomendó disfrutar Red Seal con un hielo grande. A medida que éste se va derritiendo también se van liberando diferentes expresiones, causando que un trago no sea igual al anterior.

Para continuar la seducción hacia los sentidos, la chef de La Lorena preparó un menú de tres tiempos, ideado para armonizar nuestro Red Seal, en donde los espárragos con vinagreta de avellanas fue el acto de apertura que, sin duda, se integró perfectamente con el espíritu del whisky. La siguiente sorpresa consistió en uno de los platos estrellas: pot pie. Se trata de un guiso típico y artesanal de la cocina sureña de Estados Unidos influenciado por los inmigrantes europeos. La Lorena los ofrece de carne, de langosta –el más popular– y de camarón y pescado, siendo éste parte del menú. El momento en que la cuchara entró a la crujiente masa de pan para encontrarse con un relleno bien sazonado fue sublime, así como cuando se maridó con Red Seal…

No te pierdas el artículo completo en nuestra versión impresa.