México con las manos, gastronomía de calle que se reinventa

El festival México con las Manos representa un espacio de diálogo multicultural de un común denominador a lo largo de todo el país: la comida callejera. La segunda edición del encuentro, en alianza con el Gobierno del Estado de México, se llevará a cabo durante los próximos días 10, 11 y 12 de marzo, en el Centro de Convenciones de Toluca, donde se podrán degustar más de 200 platillos representativos de la gastronomía nacional, y afirmar que la comida es un catalizador social, la cocina, una experiencia de compartir y el acto de comer, un momento de interacción con los demás.

El chef Yuri de Gortari, especialista en gastronomía mexicana, y Eduardo Escamilla, historiador gastronómico, ambos coautores de diversos libros que rescatan y muestran la cultura gastronómica de nuestro país, estarán presentes junto a más de 80 expositores de diferentes estados, y la gastronomía de 20 Pueblos Mágicos del Estado de México.

La comida de la calle es un fenómeno que en los últimos años ha cobrado presencia en la cultura alimentaria occidental, sin embargo, siempre ha existido. Este concepto inició incluso antes de la creación del restaurante como espacio gastronómico. Las llamadas thermopolia de la antigua Roma eran establecimientos comerciales donde se cocinaban y vendían pequeñas raciones de comida para llevar; con el paso del tiempo, estos vendedores se fueron especializando en cierta elaboración o en productos determinados, ejemplo claro es un clásico italiano, la pizza napolitana.

En la calle se encuentra uno de los lugares de desarrollo más interesantes, siempre han sido organismos vivos y centros de difusión cultural, y es que con el paso de los años, esta modalidad de alimentación ha conservado su carácter popular siguiendo siempre la tradición local. Bocadillos de cómodo formato que se comen sin necesidad de cubiertos, en contacto directo y casi primitivo. Ahí está el éxito. Proyectos espontáneos e ideas de negocio contemporáneas que actúan como intermediarios del conocimiento y los valores de la cultura alimentaria.

De acuerdo con información de la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, cada día comen por la calle unos 2.500 millones de personas en el mundo. El actual contraste se encuentra en que mientras en los países en desarrollo constituye una parte esencial de la nutrición diaria de la población, en los países supuestamente ricos, se considera como un estilo de vida deliberado o incluso una verdadera moda.

En una amplia perspectiva, la interacción y el compartir hace que la comida callejera sea socialmente innovadora en la construcción de una identidad colectiva, así como una herramienta de comunicación y sensibilización sobre el consumo responsable y sostenible, una forma de entretenimiento y un espectáculo culinario. Este festival pone en alto los antojitos mexicanos y los aromas de la comida urbana, porque los alimentos saben mejor cuando se comen con las manos. Desde ceviches de carne seca y pan de pulque, hasta uchepos, gazpachos morelianos y gorditas de quelites.

Estos cocineros ofrecen historias genuinas y autenticidad, pero solo pueden ser posibles cuando existe un trabajo conjunto entre comerciantes, consumidores, políticos y productores de alimentos regionales, que permite la creación de nuevos conceptos alrededor de la cultura de la comida. Alimentarse en público y contemplar la calle como un espacio gastronómico y cultural, en una sociedad tan móvil, rápida y activa, implica adaptar las formas de comer de cierta forma que no se pierdan de vista la esencia y las tradiciones.

La gastronomía de calle debe ser algo más que una forma de alimentar comercialmente organizada, debe transformarse en un dispositivo cultural que imparta conocimiento e identidad y establezca una relación natural con nuestra alimentación, porque cada vez más, llega a personas de todas las edades y procedencias sociales. La comida callejera debe contribuir activamente a la nutrición pública, no sólo alimentaria sino cultural, social e intelectual. No te pierdas esta segunda edición del festival México con las Manos, la entrada es libre con horarios: viernes 10 de 14:00 a 23:00 horas, sábado 11 y domingo 12 de 11:00 a 23:00 horas. mexicoconlasmanos.com