Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

¿Cuál es el origen del taco al pastor?

El sitio web Taste Atlas, considerado como el Google Maps de la gastronomía, dio a conocer que el platillo favorito por excelencia de los mexicanos, los tacos al pastor, es el mejor platillo del mundo. Este suculento alimento obtuvo una calificación de 4.4 estrellas, en un listado de 100, solo seguido de la pizza napolitana de Italia, y la lasagna a la boloñesa. Y como seguro eres amante de los tacos al pastor, aquí te dejamos un poco sobre la historia de su origen.

Todos los conocemos, ya sea antes, durante o después de una fiesta. Los tacos al pastor son el platillo callejero mexicano por excelencia. Todos tienen su forma de definir la preparación perfecta: con o sin limón, con salsa roja o verde, con y sin verduras, pero siempre hay algo en común: carne de puerco adobada y acompañada con rebanadas de piña. Si ya te los antojamos, antes de que vayas por algunos (o muchos) te compartimos aquí un poco sobre su historia… ¿Sabías que tienen ascendencia del Medio Oriente?

 

El taco al pastor en el tiempo

 

En México podemos hacer un taco prácticamente de todo, y es que el maíz ha sido un ingrediente constante en nuestra dieta desde tiempos prehispánicos. Sin embargo, uno de los tacos más famosos y deliciosos, es el de pastor, que es relativamente joven. Fue en la década de los 20 cuando los libaneses llegaron a nuestro país, trayendo consigo tradiciones y un vasto bagaje culinario, entre el que se encontraba el shawarma, hecho con carne de cordero. De acuerdo con diversos historiadores, esta preparación de carne de cordero marinada con distintas especias, cocida en un espetón que gira y que va servida en un pan pita, es el antecedente directo de los tacos al pastor.

 

 

¡Checa las taquerías gourmet de la Ciudad de México!

 

Los poblanos lo denominaron tacos árabes y como el cordero no era tan común en nuestro país, fue sustituido por cerdo. No se sabe exactamente cuándo es que comenzamos a preparar los tacos al pastor como los conocemos actualmente, pero algunas fuentes apuntan que la taquería El Tizoncito fue quien marcó tendencia en los 60.

Hoy en día nos es difícil imaginar una taquería (especialmente de la Ciudad de México) que no tenga un trompo de capas de carne de cerdo marinadas con achiote y chiles, cocinándose lentamente mientras gira. ¡Se nos hizo agua la boca!

 

 

¿Y la piña? Al parecer es el último toque que llegó para quedarse en la receta del taco al pastor. Su presencia es importante porque redondea los sabores y combate la sensación de grasa de la carne. Definitivamente son una delicia representativa de la gastronomía callejera de nuestro país a nivel incluso internacional. Tanto así que si pides tres, probablemente termines pidiendo otros dos más.

También te puede interesar Tacos tradicionales de México.