Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Revol celebró 250 años de hacer porcelana

Un platillo siempre se debe entender como una pieza de arte, cuya estética depende del instinto creativo del chef, de los elementos con los que se lleve a cabo la composición y desde luego, del lienzo elegido. Éste último es de especial importancia, pues el plato debe resaltar lo realizado en la cocina, al tiempo que interactúa sinérgicamente con la creación culinaria. Esta marca francesa lo tiene claro, y por ello trabaja de cerca con chefs de todo el mundo para elaborar piezas de porcelana únicas, que visten las mesas de los mejores restaurantes.

Con una historia familiar que se remonta a 9 generaciones, Revol cumplió 250 años y los festejó ofreciendo una cena en el Showroom de ProEpta Hotel Collection de la Ciudad de México. Para este evento, se dieron cita invitados especiales como los chefs Emmanuel Zúñiga y Guy Santoro, con quienes disfrutamos un menú a cargo de cuatro jóvenes promesas de la gastronomía nacional y miembros de La Escena Inminente (un colectivo que busca difundir el trabajo de la nueva generación de chefs).

 

La celebración comenzó con un coctel de bienvenida creado en Xaman Bar: aperol, amargo de angostura, mezcal, jugo de piña, miel y bitter de cardamomo, todo “shakeado”. Luego, brindamos con champaña mientras Olivier Passot, CEO de Revol, expresó su compromiso con la cocina del mundo y se manifestó seguro de tomar riesgos para reinventar la porcelana, con el objetivo de brindar nuevas herramientas para que los chefs puedan echar a volar su imaginación.

Y así lo hicieron quienes cocinaron esta noche; pues tomaron platos del portafolio de esta marca como fuente de inspiración. El primer chef en deleitarnos, fue Joaquín Cardoso, quien se encuentra actualmente a cargo de la cocina del Hotel Carlota. Su creación fue un crudo de pescado con salsa macha y cubos de camote, cuyos colores anaranjados complementaron los matices azulados del plato Blue Cirrus Equinoxe en el que fue presentado.

 

En el segundo tiempo; Julio Zainos, chef de Alelí, nos sorprendió con unas mollejas de res servidas con migas de pan y jamón ibérico, mole almendrado, echalote encurtido y ensalada de berros sobre un plato Coupé Regaliz Arborescente; que en conjunto y por la mezcla de texturas, evocaba a la naturaleza. Luego probamos un platillo en el que Rodrigo Carrasco, chef propietario de Bowie y Lennon, hizo gala una vez más de su amor por la cocina de humo. Haciendo uso del plato Dim Sum Pimienta Equinoxe, elaboró un short rib al mezcal, con recado negro y granos de elote.

Finalmente; Elsa Olmos, nos regaló una imagen cósmica con su platillo. La chef pastelera de Cercano Comedor, utilizó un plato Phére Crescendo Plateado para montar su postre, una pavlova de cítricos con crema de rancho y toronjil, que al partir el merengue, ofrecía una explosión de frutos rojos que enfatizaba la sensación de movimiento de la pieza de porcelana.

Al término de la velada que disfrutamos, con el paladar y la vista, no solo platillos, sino también obras plásticas. Si tú también quieres dar vida a tus platillos, date una vuelta por PorEpta, donde encontrarás los últimos diseños de Revol y todo lo necesario para que cocines como todo un artista culinario. proepta.com