Na’an, cocina estacional: por amor a la comida