Armand de Brignac, exclusividad de las burbujas