D Maris Bay, Turquía: paraíso remoto