Casa de los Muñecos, saboreando Puebla