Burekas de manzana y canela

Té a la menta marroquí con burekas de manzana, canela y cardamomo

 

Tradicionalmente, esta bebida se prepara de una manera muy específica: las hojas de té verde y menta se enjuagan y el agua se vierte en la tetera a cierta altura, método también utilizado para servirlo en la taza una vez que está listo. Este proceso agrega oxígeno, el cual se cree ayuda a resaltar más su sabor. Las burekas son unas empanaditas crujientes y doradas. En esta receta usamos manzana, canela y cardamomo, ideal para acompañar el té a la hora del desayuno.

 

Porciones: 8 porciones

Ingredientes:

  • 400 g de manzanas, peladas y sin corazón
  • 60 g de mantequilla
  • 5 vainas de cardamomo, sólo las semillas
  • 50 g de azúcar refinada
  • 1 cdta. de canela molida
  • 1 pizca de sal
  • Ralladura y jugo de 1 limón pequeño
  • 8 hojas de pasta filo, cortadas en cuadros de 20 cm
  • 1 cdta de azúcar refinada
  • 2 cdas. de semillas de chía

Para el té a la menta marroquí

  • 2 cdas. de té verde
  • 1 puñado de menta fresca
  • Agua hirviendo

 

Procedimiento:

  1. Precalentar el horno a 190°C. Cortar las manzanas en cubos pequeños. Derretir la mitad de la mantequilla en una sartén grande y agregar los cubos de manzana. Integrar las semillas de cardamomo, el azúcar, la canela y la sal. Cocer cerca de 5 minutos o hasta que las manzanas se doren y los jugos empiecen a espesar. Agregar la ralladura y el jugo de limón, y cocer por 3 o 4 minutos. Retirar del fuego y dejar enfriar.
  2. Mientras tanto, doblar una hoja de pasta filo a la mitad para formar un rectángulo. Derretir el resto de la mantequilla en una olla pequeña y untar un poco sobre la pasta.
  3. Colocar 1 cda. de la manzana cocida en la esquina inferior izquierda del rectángulo de pasta filo. Doblar esa esquina hacia la derecha y luego hacia la izquierda, para formar un triángulo. Repetir el proceso, doblando en diagonal para conservar la forma, hasta usar toda la pasta. Colocar en una charola para hornear cubierta con papel encerado. Repetir el proceso hasta obtener 8 burekas.
  4. Espolvorear cada bureka con azúcar y semillas de chía. Hornear de 8 a 10 minutos hasta que estén crujientes y doradas.
  5. En una tetera, agregar el té verde y la menta fresca. Llenar con agua hirviendo e infusionar cerca de 3 minutos. Retirar la menta y servir.