La comunidad otomí-tepehua del estado de Hidalgo es el hogar del bordado Tenango, artesanía indígena que actualmente es de las más populares en México y el mundo, gracias a sus colores y diseños que enamoran a quien lo ve. Platicamos con Norberta Jiménez, quien es bordadora de Tenangos desde hace más de 50 años, y quien también, es la mente tras el bordado más grande el mundo –el cual es un Tenango-, quien nos contó sobre esta tradición hidalguense y su trabajo. Fotos: Cortesía / Pinterest. 

 

Bordando historias

 

Tenango Bordado

 

Los Tenangos son bordados que cuentan la vida de quienes viven en la Sierra de Tenango de Doria. Podemos encontrar entre sus imágenes animales y flores que habitan entre las comunidades, celebrando a la diversidad natural y su convivencia con el entorno. Todas las piezas nacen a partir de un dibujo creado por la imaginación de cada artesano, por lo que cada bordado es único.

La magia de esta artesanía está en su combinación de colores, los cuales son principalmente naranja, verde, rojo, rosa, azul y morado. Tradicionalmente se encontraban en fondos blancos, sin embargo, actualmente los encontramos en telas negras y de otros colores que crean un contraste característico.

 

 

Los desafíos de los bordadores

 

Tenango Bordado

 

Este bordado se transmite entre la comunidad, a pesar de que cada vez hay menos interés entre las familias, sigue siendo la principal actividad de la población. Además de que los bordadores han sido afectados por la pandemia de COVID-19, lo que los ha llevado a incursionar no sólo bordando prendas como faldas y blusas, sino que ahora podemos encontrar su arte en cubrebocas, que han servido para que los bordadores sigan teniendo ingresos.

Otro de los grandes desafíos a los que se han tenido que enfrentar los bordadores, son las piezas piratas, que desvaloriza la calidad de su trabajo. Los trabajos piratas son hechos a máquina, el bordado se ve muy brilloso y con detalles muy exactos”, nos cuenta Norberta, para poder identificarlos. Además, menciona que lo ideal sería formar una marca comunitaria para poder darle seguridad a sus trabajos y que toda la población se vea beneficiada.

Lo anterior se suma el continuo plagio que ha sufrido el bordado de Tenango, por parte de marcas internacionales como United Colors of Benetton y Carolina Herrera, las cuales no han beneficiado a la comunidad y se les ha acusado de apropiación cultural.

 

 

Llegando a todo el mundo

 

Tenango Bordado

 

Pero no todo ha sido pérdida, ya que en el año 2019, el Guinness World Records, reconoció al bordado más grande del mundo, idea que nació de Norberta Jiménez, que fue confeccionado por las manos de mil 270 artesanas y artesanos de Tenango de Doria, quienes durante seis meses trabajaron en una obra de 103.76 metros cuadrados. Para su realización se utilizaron 75 kilómetros de hilo vela, 3,000 agujas y 1,500 bastidores.

Mi hijo me pidió que le bordara la República Mexicana, él quería un pequeño cuadro para su pared. Tiempo después, se lo mostré a Kenia Montiel –subsecretaria de Participación Social y Fomento Artesanal de Hidalgo-, y llegó la idea de hacer más grande el bordado. Un día nos dieron material y nos pidieron hacer un bordado. Después nos mandaron a llamar a Pachuca, ahí me preguntaron si sabía a qué venía y yo sin saber, me dijeron que era la creadora del bordado más grande del mundo”.

 

Tenango

 

Orgullosa de su trabajo, Norberta Jiménez cuenta que ese bordado se exhibió en los Museos del Vaticano, además de que pudo presentarle su trabajo al Papa Francisco durante su visita a Roma. El bordado fue recorriendo diferentes países mediante una exposición itinerante que permitió que el trabajo de estos artesanos hidalguenses fuera difundido y reconocido.

Si quieres obtener un bordado original, puedes encontrar a la cooperativa de bordados donde labora Norberta en Facebook como Cooperativa Hyadi Njü, trabajan bajo pedido con envíos a todo México y el extranjero.

 

También lee Artesanos mexicanos frente a la pandemia. 

Te podría interesar

Más sobre Noticias