Awards food and travel
¡Nomina a tus favoritos!

Xixim Unique Mayan Hotel, santuario de selva y mar

Guardando un constante equilibrio entre el entorno y la sofisticación: así podría definirse este resort ecológico que, más que hospedaje, se ofrece como un escenario para intimar con la belleza natural de la península de Yucatán.

El camino de terracería se tuerce apenas unos grados para desembocar en otro tramo de gravilla blanca y suelta. A los costados, la selva se cierra como un túnel verde de ramas;
las luces frontales de la camioneta iluminan los ojos de los coatíes que asoman la cabeza, y los lomos erizados de enormes arañas chiwó que cruzan la carretera. Así transcurren los más de 40 minutos que separan a la población más cercana a Xixim, como cariñosamente le nombran, un hotel ecológico que con sus instalaciones y servicios solo consiguen engrandecer aún más a la Reserva de la Biósfera de Celestún, en Yucatán. Lejos de provocar impaciencia o preocupación, esos kilómetros agrestes que conducen a Xixim sirven de antesala perfecta (¿preparación, quizá?) para ingresar a la atmósfera serena del resort y sintonizarse con los elementos.

Líneas que fluyen

El vestíbulo del hotel será el primer indicio del esfuerzo que su equipo pone en congeniar con la Madre Naturaleza: en él casi no se distinguen líneas rectas; por el contrario, las formas orgánicas promueven que el viento y la energía circulen desde el primer instante en que se pisa el hotel. El techo es una enorme palapa de palma, construida a la usanza de los mayas; en sus muros danzan monos, coatíes y chamanes venado, también inspirados en dicha cultura indígena. Será inevitable que no notes el impactante mural que decora el siguiente edificio, el Centro de Armonía y Bienestar de Xixim. Caracolas de mar, serpientes sagradas, corales, mandalas, figuras femeninas… los elementos en la entrada a este complejo dan pistas claras de su función. Aquí podrás ejercitarte en el gimnasio, reposar después en la alberca de bienestar con jacuzzi o participar en las sesiones de yoga, meditación y tai chi que ocurren en un gran pabellón abrigado por una palapa y con vista al mar. Desde luego, sus cabinas de spa también están dedicadas a proporcionarte relajación a través de masajes. En el Centro de Armonía y Bienestar tienen como objetivo complementar los atributos de relajación que ofrece la remota y bella ubicación del hotel.

Despertar frente al océano

Si llegas de día, podrás ver las flores, los insectos y las aves tropicales que rodean los caminos que llevan a tu suite; por el contrario, si lo haces de noche, una linterna de mano será tu mejor aliada para desplazarte, pues la iluminación externa es limitada. Aun así, caminar de noche por los senderos te dará la oportunidad de encontrarte con mapaches y de contemplar las constelaciones que iluminan el cielo.

Por fin, has llegado a tu suite: un espectacular bungalow con palapa, terraza con hamacas y grandes ventanales para que lo primero que veas al despertar sea un mar de tonos verdeazulados. Un dosel sobre la cama te protegerá de los mosquitos (conviene llevar repelente), mientras que una pared de bambú será lo único que te separe de tu regadera al aire libre.

 

Sin importar la categoría de tu habitación (junior suite beachfront, junior suite garden o master suite), por la mañana dejarán café y pan en el umbral de tu ventana. Si buscas un poco de actividad, apúntate a las excursiones que organiza el hotel con los salares, rías y cenotes de Celestún como destinos. Además, en tu suite encontrarás folletos con las rutas de senderismo a realizar en los terrenos del hotel, para emprender una aventura a tu paso en bicicleta o navegar paddle boards y kayak.

¿El Sol, la actividad física o tanto reposo despertaron tu apetito? Acude a Zaxim, restaurante del hotel, que emplea ingredientes locales y técnicas de slow food para ofrecer un menú de especialidades yucatecas con toques de cocina internacional. Imperdibles la cochinita pibil (elaborada a la manera tradicional), los platos con pesca del día, el ceviche negro o las frescas ensaladas con frutas y verduras. Cuentan también con una nutrida carta de vinos tintos y blancos con sugerencias para maridar, así como opciones vegetarianas por si tu escape al paraíso también incluye purificarte por dentro. hotelxixim.com