Awards food and travel
Lenovo¡Vota por tus favoritos!

Burj Al Arab Jumeirah, esplendor árabe

 

Burj Al Arab Jumeirah, esplendor árabe

Esta ciudad lujosa y sofisticada, digna de zares, reyes y aristocracia del más alto nivel, comenzó a sonar en el mundo a finales de la década de los 90; sin embargo, su consolidación como destino de clase mundial fue hace 18 años, cuando se dio a conocer el impresionante y emblemático hotel Burj Al Arab Jumeirah.

Las características de este refugio lo vuelven único, de ahí que haya sido distinguido con siete estrellas. Su emblemática fachada exterior se ha convertido en un símbolo de la metrópoli y tiene la forma de un dhow, embarcación de vela de origen árabe. La estructura cuenta con más de 313 metros de altura y está construida sobre su propia isla artificial, situada a 280 metros de la playa de Jumeirah.

Dentro, la opulencia es el común denominador. Espera decoraciones con hojas de oro y mármol e imponentes fuentes eclécticas que combinan con la visión árabe de prosperidad y hospitalidad. Cuenta con 202 habitaciones, todas en formato de suite, y en cada uno de los pisos existe una recepción para realizar el check in en total privacidad.

Su suite más pequeña tiene 170 metros cuadrados, además de interminables vistas hacia el Golfo Pérsico. Tiene todas las comodidades posibles y puede albergar a dos adultos y tres niños o tres adultos.

A tu llegada, reserva una mesa en uno de sus nueve restaurantes, llamado Nathan Outlaw at Al Mahara, donde el chef Nathan —reconocido con estrellas Michelin— presenta lo que ellos mismos ostentan como la mejor comida marítima de Dubái. Un imperdible de su carta es el risotto de trufa y langosta, con puerro y algas marinas.

Aunque para los paladares sibaritas, la mejor opción es elegir el menú de degustación de seis tiempos, que incluyen ostras, cangrejo, caviar, vieiras y pescados obtenidos de forma sustentable. La experiencia de comer en este lugar se verá complementada con el imponente acuario de 13 metros de largo y 7.5 metros de ancho que decora el interior.

Para el resto del día visita su terraza privada, un terreno de 10 mil metros cuadrados construido en Finlandia y llevado a Dubái a través del mar. Ahí encontrarás dos piscinas, una tipo infinity de agua salada con 10 millones de azulejos y la otra de agua fresca con un bar al centro, perfecta para socializar.  De igual forma, cuenta con una playa privada equipada con una tonelada de arena blanca y 32 cabañas con aire acondicionado para tumbarte y admirar la silueta metropolitana.

Finalmente, en su spa Talise descubrirás el edén perfecto a 150 metros sobre el Golfo. Donde cada experiencia es especialmente diseñada para revitalizar y restaurar con los productos más lujosos del mundo como La Prairie, QMS, Carol Joy y Aromatherapy Associates.

Si tienes problemas eligiendo alguna de las opciones que tienen disponibles, recomendamos dos: La Prairie Signature Element, donde por 140 minutos consentirán tu cuerpo, mente y espíritu rejuveneciéndolos a través de exfoliaciones y masajes, y el tratamiento de cuerpo La Prairie Caviar, una experiencia en la que exfoliarán tu cuerpo con semillas de albaricoque y recibirás un nutritivo y relajante masaje con una mezcla a base de caviar.

Deluxe One Bedroom Suite por $2,083 USD por noche. jumeirah.com