Campeche: supremacía prehispánica

Nos introdujimos en la espesa vegetación campechana para compartirte la emoción de conocer las mejores zonas arqueológicas del estado de Campeche. Texto: Dulce Fabiola Vega y Azucena Pacheco / Fotos: Charly Ramos y Eliher Hidalgo. 

El reino de la serpiente, Calakmul

Campeche

El largo camino que te lleva desde la entrada de la biósfera de Calakmul a la zona arqueológica de Campeche, hará correr tu imaginación a mil por hora…

¿Cómo y quiénes eran los que vivían aquí? ¿Por qué es considerado uno de los asentamientos más importantes de la cultura maya? ¿Cuántas historias tiene por relatar este pueblo?

Cuando finalmente arribas, todo comienza a adquirir claridad. Aunque actualmente es conocido como Calakmul —nombre moderno que significa lugar de montículos gemelos— su título original era el Reino de Kaan (serpiente), y era considerado uno de los más poderosos del periodo clásico.

En el corazón de la reserva te maravillarás por esta ciudad que hoy ocupa alrededor de 70 kilómetros cuadrados; sin embargo, no todo está abierto al público.

La Gran Plaza

Para conocerlo en su totalidad, necesitarás por lo menos cuatro horas. Si no cuentas con este tiempo, te recomendamos llegar directamente a la Gran Plaza: el punto de encuentro de las élites políticas, religiosas y sociales del reino de Campeche.

Ahí sube a la Estructura II (te prometemos que valdrá el esfuerzo) y, una vez arriba, mira a tu alrededor. Un inmenso mar verde de árboles inundará tu vista para avistar más estructuras que parecieran esconderse a simple vista.

Si tienes suerte, no solamente escucharás alguna de las 403 especies de aves que viven en los alrededores; también las verás posarse o volar a tu lado. De regreso a la tierra pon atención en las estelas: estas piedras alargadas y esculpidas son consideradas monumentos conmemorativos de eventos relacionados con los gobernantes de la ciudad, 120 de ellas han sido encontradas en el sitio.

Calakmul, Campeche

Luego, llega a la cima de la Estructura VII para estar frente a la postal más venerada de Calakmul. Se trata de la mejor vista de la Estructura II. Te aseguramos que en cuanto estés ahí, entenderás por qué otras civilizaciones siempre hablaban de este sitio con gran respeto en los textos inscritos.

TOMA NOTA De lunes a domingo: 8:00 – 17:00 horas. Para entrar a la zona arqueológica y la reserva de la biósfera, el costo por persona es de $184. Te sugerimos usar ropa ligera, repelente ecológico para insectos y agua. Si vas en tu auto, toma en cuenta que la gasolinera más cercana está a 100 kilómetros del sitio.  01 (981) 816 9111.

Tesoro resguardado, Becán

Campeche

Las estructuras piramidales y ornamentaciones en piedra de Campeche evocan al ajedrez, figuras de estuco, grandes mascarones del dios Itzamná, edificios que recuerdan laberintos, altares circulares asociados a Kukulcán…

Con razón los mayas de esta urbe decidieron rodear su centro, para protegerlo, con un profundo foso artificial de 1.9 kilómetros de longitud.

Cada rincón de este sitio te maravillará, como las dos plazas principales: la central y la este, que están conectadas por un túnel de piedra en la Estructura VIII.

Estructura IX, Campeche

Luego, te sugerimos ir a la Estructura IX, la cual te será sencillo reconocer, pues es la más alta del lugar y cuenta con amplias escalinatas que facilitan el ascenso.

Una vez en la cumbre, a 32 metros de altura y mientras recuperas el aliento, vislumbra el resto de las estructuras: algunas cuentan con estelas y otras con columnas circulares.

Regresa a la tierra para recorrer el resto de la zona con atención: siempre habrá una puerta que te lleve a algún lugar, solo ten cuidado porque las aves escondidas emprenden el vuelo de pronto. Antes de irte, date una vuelta al espacio que corresponde al juego de pelota. ¿Ya imaginaste a los antiguos mayas viviendo aquí?

TOMA NOTA Cuota de acceso: $55. De lunes a domingo: 8:00- 17:00 horas. 01 (981) 816 9111. 

Fiereza entre piedras, El Tigre

Campeche

Cuauhtémoc, el último tlatoani mexica de México-Tenochtitlan, pudo haber exhalado aquí su último suspiro en manos de Hernán Cortés, de acuerdo con documentos estudiados por arqueólogos y especialistas.

Aunque actualmente es conocido como El Tigre, debido a que solían existir muchos jaguares en la región, este sitio fue llamado originalmente Itzamkanac que significa la segunda llegada de Itzam, el dios del firmamento. Mientras lo recorres, inhala y exhala profundo. ¡Campeche es increíble!

Debido al calor y a la cercanía con el río Candelaria y la laguna La Fangosa, la respiración podría resultarte complicada.

No te dejes engañar por las escasas estructuras del sitio (el INAH aún no lo ha explorado completamente): en él vivieron individuos multiculturales que hablaban náhuatl y maya, e incluso desarrollaron estructuras con diferentes estilos arquitectónicos como el Petén, Río Bec y Tardío.

TOMA NOTA Cuota: $40. De lunes a domingo 8:00-17:00 horas.

Sendas míticas, El hormiguero

Campeche

Para llegar a esta zona arqueológica tienes dos opciones: caminar por un pródigo sendero o llegar directamente casi a la entrada mediante un camino de terracería.

Te recomendamos hacerlo de la primera forma, porque así te darás una idea de por qué cuando los arqueólogos lo buscaron en los años 30, les fue complicado encontrarlo.

Una pista: está rodeado de vegetación exuberante. Al observar sus estructuras, influenciadas por el estilo Río Bec, fíjate en los grabados.

Aquí lo especial son los detalles que representan al cielo, con algo parecido a una X; a la realeza como un nudo y al aliento divino como una T; Chan, Pop e Ik, respectivamente. Al igual que en Chicanná, aquí apreciarás la forma de un rostro, pero éste se encuentra flanqueado por torres de esquinas redondeadas y escaleras simuladas.

TOMA NOTA Entrada gratuita. La comunidad Echeverría Castellot II ofrece cabañas, acampado, guías y comedor.

Hogar maya, Xpuhil

Campeche

Para comprender mejor el estilo arquitectónico Río Bec, no hay mejor lugar que Xpuhil, pues en su territorio existen alrededor de 24 grupos de edificios diferentes con éste.

Su nombre significa lugar de cola de gato, haciendo referencia a una planta que solía crecer alrededor de la zona, la cual lamentablemente también ha desaparecido por el crecimiento urbano.

Edificio I

La construcción más sobresaliente de esta urbe precolombina es el Edificio I, que cuenta con una variación única de la arquitectura típica: tres torres en lugar de dos. Recorre el resto de la zona y presta atención a los detalles constantes que presentan los vestigios: esquinas redondeadas, escalinatas, santuarios y templos que servían solamente para dar altura y volumen a cada estructura.

Mientras los observas, imagina cómo vivieron aquí los antiguos mayas. De acuerdo con las evidencias, la ocupación de este sitio data del 400 a.C. y hasta 1200 d.C. Además de que pudo haber sido un punto importante para el intercambio comercial, social y político entre Becán y Chicanná.

TOMA NOTA Costo: $50. Visita en una misma ruta Xpuhil, Becán y Chicanná, pues las tres zonas están sobre la carretera Escárcega-Chetumal.

Poderosa capital, Edzná

Campeche

Edzná

A solo 50 kilómetros del centro histórico de Campeche, hallarás Edzná, la ciudad precolombina más importante del occidente de Campeche llamada Casa de los Itzáes, de donde proviene su nombre. Fundada en el año 600 a.C., estaba densamente poblada con un área de 25 kilómetros cuadrados y permaneció ocupada hasta el siglo XV.

Durante tu recorrido, déjate sorprender por el legado maya en cada una de las 20 estructuras en su plaza central y por las tecnologías de captación, almacenamiento y distribución de agua pluvial, pioneras en su época.

Gran Acrópolis, Campeche

Después de transitar por sus anchas calzadas de piedra, te encontrarás con el conjunto de la Gran Acrópolis, conformada por nueve templos. El más importante es el de cinco pisos que, al estar construido sobre una plataforma, le da una gran majestuosidad arquitectónica.

También te maravillará la acústica de esta plaza, diseñada para que el gobernante pudiera ser escuchado por cada uno de sus súbditos.

Por último, no te pierdas el templo que resguarda dos mascarones de estuco, que representan al Sol, tanto al amanecer como al atardecer. En éste todavía se pueden observar restos de pigmentos rojos y azules.

TOMA NOTA Costo: $55. De lunes a domingo: 8:00-17:00 horas.

Detalles arquitectónicos, Chicanná | Campeche

Campeche

Antes de conocer la obra que le da nombre a esta zona arqueológica, necesitarás caminar en un sendero de casi 500 metros. Mientras lo haces, observa bien: podría ser que uno de los monos araña que viven en los alrededores, te dé la bienvenida.

Chicanná, Campeche

Son inofensivos, pero te sugerimos no alimentarlos ni tratar de acariciarlos. La elegancia y riqueza decorativa de Chicanná, Campeche, que forma parte del estilo arquitectónico denominado Río Bec, es simplemente cautivadora.

Aquí hallarás cuatro plazas abiertas, comenzando por la Plaza Central, donde admirar la Estructura II, que da nombre al sitio, es un deleite. Bastará un solo vistazo para que te quedes pasmado: su fachada es una representación detallada del dios de la creación, Itzamná.

Ahí, parado frente a ella, distinguirás su quijada, fauces, colmillos, cejas, nariz, entrecejo y ojos imponentes que observan como guardianes.

Presta atención al detalle: también descubrirás restos de estuco con pintura de colores azul, rojo y ocre. Su posición por el Oriente (que le ha ayudado a conservarse) no es una coincidencia: éste es el punto cardinal más importante en la cosmovisión maya, porque alude al lugar donde renace el Sol. ¿Imaginas cómo se ve al amanecer en este apartado de Campeche?

Contrario a lo que podría llegar a pensarse, esta construcción no es un templo; en realidad se trata de la residencia de alguien con alto nivel jerárquico. No se sabe con exactitud la naturaleza de este antiguo poblado maya; sin embargo, los expertos lo consideran un centro elitista, habitacional y parte de rutas comerciales de la época del clásico tardío.

El resto de sus edificios son igual de impresionantes y puedes acercarte al que quieras, aunque es buena idea preguntar primero a los custodios de la zona arqueológica, ya que en ciertas partes suelen anidar aves que protegerán su territorio si te acercas demasiado.

TOMA NOTA Entrada: $50. Lleva contigo bocadillos saludables que no dejen basura. Te sugerimos reservar tiempo para visitar Becán y Xpuhil, situados a tres y 10 kilómetros respectivamente.